recetas de pollo

Receta: Pollo frito infalible

Ya os he comentado en alguna otra ocasión que a Laura, mi hija de 14 meses, le pirra absolutamente el pollo. En general le gusta la carne, pero el pollo siempre se lo come, incluso cuando ha comido bien antes, nunca se lo deja. Eso sí, le gusta comérselo ella solita, con las manos, y sólo cuando tiene bastante hambre tolera que se lo demos con el tenedor, para ir más rápido.

Pollo frito1 (+)

Eso hace que tengamos que reinventarnos con cierta frecuencia, bien para complementar el pollo con otras cosas igual de necesarias, o bien para presentarle el pollo combinado con sabores diferentes para que se vaya habituando a diferentes formas de tomarlo. Empezamos con los purés hace un tiempo, pero la verdad es que los purés los come exclusivamente en la guardería y en casa suele comer comida sólida cortada en trozos muy pequeños, preferiblemente lo que comamos nosotros.

"Soy como un gatito. Juego con mi presa antes de zampármela"
“Soy como un gatito. Juego con mi presa antes de zampármela”

Esta receta en realidad ya la conocíamos desde hacía un tiempo, porque desde que estuvimos de viaje por la costa este de EEUU y probamos el pollo frito, decidimos hacerlo en casa a mano. Es bastante sencillo y además está riquísimo. Nosotros solemos reservar esta receta para esos días en los que la vida nos ha derrotado un poco y queremos simplemente relajarnos con una comida de picoteo viendo la televisión. Y mañana será otro día.

Pollo frito1

Esta es la receta simplificada, sin especias, sin complementos. Es la base. Cuando no lo hacemos para Laura, también le echamos pimentón de la Vera picante a la buttermilk, pimienta molida, y alguna cosa más. Podéis personalizar vuestro pollo con una combinación de especias que le dé un punto especial, por ejemplo: orégano, albahaca y tomillo para pollo frito con aires mediterráneos, acompañado de pisto o salsa marinara. O también garam masala y curry para un pollo frito con un toque de indio, acompañado de un delicioso chutney de mango. Vamos, que hay muchas opciones para tomarlo a vuestro gusto, ¿me contáis vuestra preferida? Si no encontráis buttermilk, que es leche fermentada, una forma muy sencilla de hacerlo es agregar 15 ml. de zumo de limón por cada 250 ml. de leche, y dejarlo una media hora a temperatura ambiente, se separará la leche en dos, y al removerlo de nuevo tendremos nuestra buttermilk.

Otro uso maravilloso para esta receta es el de snack multitudinario. A veces tenemos a gente en casa, bien de visita o bien con juegos de mesa de por medio, y este pollo se prepara rapidito y suele gustar a todo el mundo. Si lo servimos con salsas variadas, tenemos en un periquete un picoteo delicioso para una noche de películas o para cualquier cena informal.

¿Te gusta el pollo frito? ¿Cuál es tu combinación ideal de especias? Cuéntamelo en los comentarios, en Twitter o en Facebook.

Pollo frito infalible

    

June 27, 2017

  • Preparación: 10 mins
  • Cocinado: 25 mins
  • 10 mins

    25 mins

    35 mins

  • Produce: 2 o 3 raciones de pollo frito

Ingredientes

2 pechugas de pollo enteras

300 ml. de buttermilk

Sal

Harina

Indicaciones

Cortamos las pechugas en tiras siguiendo el "grano" del pollo (la dirección de las estrías de la carne)

Mezclamos sal al gusto en la buttermilk (o también cualquier especia de nuestra elección)

Maceramos el pollo como mínimo media hora en la mezcla de buttermilk y sal, cuanto más lo maceremos mejor.

Calentamos abundante aceite para freír (tipo girasol) en una sartén.

Sacamos el pollo de la buttermilk, lo pasamos por la harina y lo echamos en la sartén. Lo freímos hasta que esté completamente dorado, y sacamos sobre papel de cocina para que se escurra el exceso de aceite.

Servimos caliente.

Se puede personalizar la harina con especias, para un toque todavía mejor.

00:00

Receta: Muslos de pollo al ajillo

Si me seguís habitualmente, sabéis que hago pocas recetas tradicionales de la gastronomía española (una excepción fueron estas almejas a la marinera). No lo hago por descontento con nuestra gastronomía, que es muy variada y colorida, sino porque en Luxemburgo muchas veces me cuesta bastante encontrar materia prima que esté a la altura de la que se puede encontrar en España. Para algunos platos, especialmente los arroces tan propios de la Comunidad Valenciana, me parece que la calidad de la materia prima es vital. Afortunadamente, hoy muestro una receta típica española que se puede hacer con excelentes resultados incluso fuera de España, sin que la calidad de los ingredientes la condicione demasiado: muslos de pollo al ajillo.  

Parte de la inspiración para hacer esta receta tan conocida y disfrutada es que a mi hija de 13 meses le pirra el pollo. Más bien, le pirra casi cualquier carne y bastantes pescados, y al final hay que buscar formas de dárselo que vayan variando un poco, porque como sabréis, a partir de los 12 meses los niños entran en un periodo donde es importante que prueben muchos sabores y alimentos distintos, ya que esto facilita que luego coman de todo. Le servimos un muslo de pollo (sin huesos, obviamente) y al final acabó comiéndose tres muslos. Después del tercero seguía queriendo más, pero nuestros platos estaban bastante mermados ya, y sólo la pudimos convencer de que comiera otra cosa si era queso, que es lo otro que le pirra.

Normalmente para esta receta se utiliza un pollo troceado en lugar de muslos, pero como principalmente el guiso era para mi hija, preferí la carne de pollo de los muslos, que es mucho más tierna que la de otras partes y cuesta menos de masticar y tragar para los niños pequeños. Otra ventaja de utilizar muslos de pollo es que al ir con hueso es más difícil sobrecocinarlos, y por tanto evitamos que nos queden secos, así que también es una buena idea para los que queráis disfrutar de un plato de pollo tierno. El vino blanco puede ser cualquiera, ya sabéis que para este tipo de platos casi mejor gastar un vino blanco barato. Nosotros nos decidimos por uno local que tiene un punto ligeramente dulce, y acompañamos con un blanco mucho más serio: un Moscatto d’Asti, un vino dulce y espumoso de origen italiano que está riquísimo, especialmente para los que, como yo, no son aficionados al vino.

Muslos de pollo al ajillo

    

June 8, 2017

  • Preparación: 5 mins
  • Cocinado: 40 mins
  • 5 mins

    40 mins

    45 mins

  • Produce: 3 raciones

Ingredientes

1 kg de muslos de pollo

Aceite de oliva virgen

12 dientes de ajo (o al gusto)

4 ó 5 hojas de laurel

375 ml. de vino blanco

Opcional: 30 gr. de almendra en polvo

Indicaciones

Pelamos los dientes de ajos y los laminamos, en cortadas gruesas (de este modo no se quemarán fácilmente)

En una cazuela amplia y honda, cubrimos el fondo con aceite de oliva (lo justo para que haya aceite por todo el fondo) y lo calentamos a fuego medio-alto

Sofreímos los ajos laminados en el aceite de oliva.

Cuando los ajos estén ligeramente dorados, incorporamos los muslitos de pollo. Si no caben todos, es mejor ir friéndolos en tandas. Basta con dorarlos y que pierdan el tono rosáceo, se acabarán de cocinar después.

Cuando esté todo el pollo dorado, rellenamos la cazuela con el vino, y colocamos las 4 ó 5 hojas de laurel. Bajamos a fuego medio-bajo y tapamos la cazuela.

Dejamos que el pollo se cueza, hasta que el líquido se haya reducido visiblemente.

Para darle más cuerpo a la salsa, agregamos la almendra molida, removemos bien, y dejamos que se reduzca más la salsa, hasta que tenga una consistencia aterciopelada. Hay que tener en cuenta que al enfriarse aún se espesará más.

00:00

Receta: Bocaditos coreanos de pollo

Uno de mis restaurantes favoritos de sushi en Luxemburgo (que hace mucho que no frecuento por el embarazo), tiene en su carta de entrantes unas deliciosas albóndigas coreanas hechas a base de pollo. Hace mucho tiempo que quiero probar a hacerlas en casa, y he encontrado una receta que, si bien no da exactamente el mismo resultado, se acerca bastante.

Lo bueno de las albóndigas es que, a pesar de que parecen poco “elegantes” para una cena de Navidad, podemos dejarlas hechas con antelación y hacerlas en su salsa justo antes de servirlas. Esta receta, además, incorpora un punto exótico a nuestra mesa pero gustará a las personas que no están cómodas con las mezclas de sabores poco convencionales de estas fiestas. Si hacéis una gran cantidad de albóndigas, podéis guardar parte en el congelador y utilizarlas para una sopa de inspiración asiática, parecida a la sopa Wan Tun.

He hecho algunas adaptaciones a la receta que he encontrado. Por un lado, mis albóndigas son de pollo. Además, no utilizo sal en la mezcla (ya que la salsa de soja me parece suficiente).

Si las queréis servir como en la imagen, os recomiendo que las hagáis bastante pequeñas, y si no encontráis brotes, podéis servirla en un cogollo pequeño de lechuga. Otras opciones pueden ser servirlas en pincho.

Bocaditos coreanos de pollo

    

December 17, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 25 mins
  • 20 mins

    25 mins

    45 mins

  • Produce: 15 albóndigas aprox. (según tamaño)

Ingredientes

Para las albóndigas

500 gr. de carne de pollo picada

2 cebolletas

La yema de un huevo

2 tbsp. (cucharadas) de maicena

1 diente de ajo mediano

1 tsp. (cucharadita) de jengibre fresco rallado

1 tbsp. (cucharada, 15 ml.) de salsa de soja

Para la salsa

3 tbsp. (cucharadas, 45 ml.) de salsa de soja

1 tbsp. (cucharada) de azúcar

2 tbsp. (cucharadas, 30 ml.) de miel

3 tbsp. (cucharadas, 45 ml.) de vinagre de arroz

3 tbsp. (cucharadas, 45 ml.) de agua

2 dientes de ajo, finamente laminados

1 trozo de jengibre pequeño, finamente laminado

OPCIONAL: Para la presentación

Brotes tiernos

Indicaciones

Picamos las dos cebolletas.

Picamos finamente el ajo.

En un cuenco mediano, mezclamos bien todos los ingredientes de las albóndigas. Cuando esté bien mezclado todo, probamos a formar una albóndiga. Si la mezcla está muy líquida o no mantiene la forma, podemos añadir más maicena (o harina, o pan rallado fino).

En un plato aparte colocamos más maicena (o harina si no tenemos maicena). Formamos las albóndigas y las rebozamos un poco.

Una vez nuestras albóndigas esté hechas, las doramos ligeramente en una sartén para sellarlas. No hace falta cocinarlas del todo, acabaremos de cocinarlas con la salsa.

Mezclamos todos los ingredientes de la salsa en un cuenco pequeño.

En una sartén amplia (que quepan todas las albóndigas o la mayoría de ellas), vertemos la mezcla de la salsa y calentamos a fuego medio durante 3 ó 4 minutos, hasta que la salsa se espese ligeramente.

Colocamos las albóndigas selladas y las cocinamos moviendo la sartén cada dos minutos para que se impregnen de la salsa por toda la superficie.

Servimos calientes.

Adaptado de lo que vi en Korean Bapsang

00:00

Receta: Hamburguesa de pollo con aguacate

El pollo es una carne poco convencional para hacer hamburguesas, ya que esta carne de ave es menos grasa que la del cerdo o la ternera, y por lo tanto solemos descartarla con frecuencia en este tipo de preparaciones. Sin embargo, estas hamburguesas de pollo con aguacate son estupendas para darle un giro poco convencional a nuestras hamburguesas habituales, sin tener que sacrificar por ello el sabor.

Para contrarrestar la sequedad habitual del pollo, las he combinado con aguacate y una salsa a base de mayonesa y sriracha. Además, el pollo lleva especias, de forma que el conjunto queda muy sabroso, genial para los amantes del picante, pero tampoco demasiado potente para que los menos adeptos a este sabor no se atrevan a probarlas (a mí no me gusta cuando el picante “tapa” los demás sabores)

La idea me vino en una de mis rachas de locura por un ingrediente, en este caso se combinó mi locura por el aguacate (que ya he usado en muchas ocasiones) con un recientemente adquirido gusto por el picante de la sriracha, que a diferencia de otros picantes, no “quema” la lengua.

Hamburguesa de pollo con aguacate

  ,   

November 26, 2015

  • Preparación: 25 mins
  • Cocinado: 15 mins
  • 25 mins

    15 mins

    40 mins

  • Produce: 2 hamburguesas pequeñas

Ingredientes

2 panecillos de hamburguesa

Un poco de mantequilla sin sal

175 gr. de carne picada de pollo

1 tsp. (cucharadita) de cilantro molido

1/2 tsp. (cucharadita) de jengibre molido

1/2 tsp. (cucharadita) de ajo en polvo

1/2 aguacate

2 hojas de lechuga fresca, limpias

2 tbsp. (cucharadas, 30 ml.) de mayonesa

1 tsp. (cucharadita, 5 ml.) de sriracha.

Indicaciones

Empezamos derritiendo un poco de mantequilla en una sartén muy caliente, con cuidado de que no se queme.

Sobre la mantequilla derretida, colocamos los panecillos cortados a la mitad para tostarlos por dentro. Apartamos la sartén del fuego, pero no limpiamos la mantequilla restante.

En un plato aparte, reservamos los panecillos ligeramente tostados y dejamos que se enfríen (esto evitará que luego se nos mustie la lechuga al ponerla encima).

Mientras, en un cuenco mediano mezclamos la carne de pollo con las especias (cilantro, jengibre y ajo en polvo). "Amasamos" bien la carne para que se impregne de las especias.

Dividimos la carne en dos pelotas, y las aplastamos levemente entre nuestras manos.

Volvemos a calentar la misma sartén donde tostamos los panecillos, y colocamos nuestras hamburguesas a fuego medio-alto. Las cocinamos durante unos 5 minutos por cada lado (aunque dependerá del grosor de la hamburguesa).

Mientras tanto, laminamos el medio aguacate.

Después, en un cuenco pequeño mezclamos bien la mayonesa y la sriracha.

En los panecillos tostados, untamos la mezcla mayo-sriracha.

Colocamos una hoja de lechuga en la "base" de la hamburguesa.

Sacamos nuestras hamburguesas de la sartén si están acabadas y las colocamos sobre la lechuga.

Encima de ellas, colocamos unas láminas de aguacate.

Cerramos nuestras hamburguesas con la "tapa" y las servimos acompañadas de patatas fritas.

00:00

Receta: Nuggets de pollo caseros

Si hay algo de lo que podría comer sin cansarme es nuggets de pollo. Me encantan. La idea de comer trocitos de pollo empanados (porque eso es lo que son) me maravilla a pesar de su simpleza.

Para esta receta hace falta un poco de fe.

Sí. Fe.

No es la primera vez que hago nuggets. Sin embargo, siempre que los hago me quedan secos y no se parecen en nada a los nuggets jugosos que venden por ahí (aunque esos estén cargados de muchas cosas artificiales). El caso es que este es el tercer intento o así que hago, y al final me he decidido por utilizar un truco con el pollo que ya empleé en otra receta: bicarbonato sódico.

“¿Bicarbonato sódico?”. Casi puedo ver vuestras caras de sorpresa.

El bicarbonato sódico aumenta el pH de la carne, evitando que las proteínas se agrupen demasiado, lo que hace que la carne esté más tierna una vez cocinada. Es importante NO sobrepasar el tiempo de 20 minutos de marinada y enjuagar muy bien la carne en un colador fino (para que no se nos cuele y se nos quede esparcida por la pila), porque sino podría dejar un regusto en el pollo. Hay mucha literatura al respecto de este tema por Internet, si no tenéis bicarbonato sódico, otra forma popular de hacer el pollo más tierno es dejarlo marinar en clara de huevo y una cucharadita de maizena.

Esta receta es mía original. Los nuggets resultantes quedan jugosos y de sabor básico, podéis incluir en el pollo vuestras propias mezclas de especias (paprika puede ser una opción). También podéis experimentar con distintas salsas y acompañamientos. Un consejo es que hagáis los nuggets pequeños, aunque penséis que son enanos, porque al cocinarse se expandirán y si los hacéis del tamaño ideal en crudo, al cocinarse os quedarán grandes (es lo que me pasó a mí). Además, estos nuggets quedan bastante consistentes, con poquitos nos llenamos enseguida.

Podéis hacerlos y congelarlos, y luego freírlos directamente (aumentando un poco el tiempo de fritura), para que os queden más crujientes por fuera. Otra cosa interesante si tenéis una picadora de carne en casa (o el accesorio de picar carne de la Kitchen Aid) es que podéis utilizar restos de pollo que tengáis por el congelador.

Nuggets de pollo caseros

  ,   

July 11, 2015

  • Preparación: 30 mins
  • Cocinado: 20 mins
  • 30 mins

    20 mins

    50 mins

  • Produce: 17 ó 18 nuggets grandes.

Ingredientes

Para el pollo

2 pechugas de pollo grandes, hechas carne picada

1 tsp. (cucharadita) de bicarbonato sódico

1 tsp. (cucharadita) de ajo en polvo

8 tbsp. (cucharadas, 90 gr.) de pan rallado normal

1 tsp. (cucharadita) de fécula de patata

Sal

Pimienta negra

Para el empanado

Harina

2 ó 3 huevos (L)

Panko (pan rallado grueso)

Indicaciones

Ponemos la carne picada de pollo con una cucharadita de bicarbonato sódico en un cuenco grande. Mezclamos y dejamos marinar 20 minutos.

Pasados los 20 minutos, en un colador bastante fino (IMPORTANTE), volcamos la carne picada y la enjuagamos bien con agua fría.

Escurrimos bien la carne, quedará una especie de pasta de pollo.

En un bol grande mezclamos todos los ingredientes del pollo (pollo, ajo en polvo, sal, pimienta, fécula de patata y pan rallado). Mezclamos bien, hasta obtener una masa homogénea. La medida es que cuando formes unas bolitas, tienen que mantener la forma, si se desmontan, añade un poco más de pan rallado, hasta que obtengas una consistencia lo suficientemente sólida.

Para formar los nuggets, hacemos unas bolitas (que sean pequeñas) y las aplastamos un poco. Es mejor que cojáis muy poca mezcla cada vez, ya que al cocinarse el pollo "crecerá".

Empanamos pasando primero por harina, luego por huevo y por último por panko.

NOTA: Ahora puedes refrigerar tus nuggets hasta que los vayas a freír. Refrigerarlos un poco ayuda a que luego esté más crujiente el empanado.

Para cocinarlos en sartén: utiliza aceite de girasol, y espera a que esté muy caliente. Con unos cuatro o cinco minutos por cada cara bastará. Para cocinarlos en freidora: Calienta la freidora a 180ºC, fríe los nuggets en pequeños grupos durante 7 u 8 minutos, para que el aceite no se enfríe.

Sírvelos calientes, acompañados de una salsa de tu elección.

00:00

Receta: Pitas de pollo y pera

Hacía tiempo que no os ponía por aquí alguna receta de “comida portátil” (wraps, sandwiches, etc).

Os voy a ser sincera.

El sabor de esta receta es estupendo, y además permite bastante personalización si algún ingredientes no os convence.

PERO.

Rellenar (y comer) pitas puede ser un auténtico dolor de cabeza. Desde mi punto de vista, es demasiado jaleo para una receta que está rica, pero que estaría igual de rica en un sandwich normal, o incluso un bocadillo tradicional o un wrap. Por supuesto, comerla en pita lo hace más auténtico y la mezcla está pensada para reavivar el toque seco que suelen tener las pitas.

A la receta original le he hecho pocos cambios. Utilizo algo menos de mayonesa, pero yo no utilizo mayonesa light, como pide la receta. Por otro lado utilizo pasas en lugar de arándanos secos, porque me parece que son más fáciles de encontrar y más asequibles, y el concepto en el fondo es el mismo: incluir un fruto seco con un toque dulzón. Además, en lugar de utilizar brotes, utilizo rúcula. En general, yo corto los ingredientes en trozos más pequeños que como los muestran en la receta porque creo que eso facilita el rellenado de las pitas.

Posibles sustituciones:

Pera -> Manzana, una variedad muy entera como Golden (toque más dulzón), Fuji, Granny Smith o Pink Lady (estas dos últimas dan un toque más ácido).

Apio -> Para aportar el toque crujiente y vegetal, también podéis utilizar un poco de col rallada. Si no, es posible prescindir de él completamente.

Rúcula -> La rúcula aporta un toque amargo al conjunto. Si no os gusta ese toque, podéis sustituirla por lechuga normal, por brotes de soja o simplemente prescindir de ella.

Pitas de pollo y pera

    

June 18, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 15 mins
  • 20 mins

    15 mins

    35 mins

  • Produce: 4 pitas

Ingredientes

4 pitas

2 pechugas de pollo

Un poco de mantequilla sin sal

Una pera, mejor una variedad tersa y dura

50 gr. de rama de apio, picada finamente

50 gr. de pasas

25 gr. de almendras laminadas

Rúcula, al gusto

1 yogur griego

30 ml. de mayonesa

1 tbsp. (cucharada) de curry en polvo

Indicaciones

Picamos las dos pechugas de pollo en cubitos pequeños. Cuanto más pequeños, más fácil luego rellenar las pitas.

Derretimos la mantequilla a fuego medio alto.

Doramos el pollo durante unos 10 minutos, o hasta que esté bien cocinado.

Lo dejamos enfriar aparte.

Mientras el pollo se enfría, troceamos la pera en cubitos pequeños.

Tostamos las almendras laminadas durante unos minutos, procurando que no se quemen.

En un cuenco grande, mezclamos por un lado las almendras, el apio picado fino, las pasas y la pera.

En un cuenco pequeño, mezclamos bien el yogur griego, la mayonesa, y el curry en polvo. Quedara una mezcla de color amarillo vivo.

Una vez el pollo esté frío, lo incorporamos a las frutas y verduras que mezclamos previamente.

Vertemos la mezcla de yogur sobre el conjunto y mezclamos bien, con movimientos envolventes para no machacar la pera.

Humedecemos ligeramente las pitas y las calentamos al microondas, unos 20 segundos. Es para que estén flexibles. Cuando las saquemos, las conservamos bajo un paño de cocina para que no se resequen mientras las vamos trabajando.

Cortamos un extremo de la pita, introducimos los dedos ligeramente en el hueco para abrirla un poco, con cuidado porque tienden a romperse con facilidad.

Introducimos rúcula en el hueco, procurando que quede pegada a una de las caras.

Sobre la rúcula, colocamos la mezcla de pollo y verduras. Aunque sea más difícil es mejor intentar rellenarlas horizontalmente, porque sino la rúcula acabará en el fondo de la pita y todo el pollo encima, lo que hará imposible comerse el final de la pita (que será un cúmulo de rúcula y ya).

Adaptado de lo que vi en Eating Well

00:00

Receta: Pollo tikka masala

Hacía bastante tiempo que quería probar a hacer una receta de pollo tikka masala en casa, porque solemos comprar la salsa de bote para hacerlo en casa, pero, aunque el resultado de los botes es bueno, nunca me fío demasiado de alimentos prefabricados y envasados.

Durante un tiempo estuve mirando varios blogs, muchos de ellos internacionales, pero nunca daba con una receta que no fuera o escandalosamente picante o difícil de hacer en casa. Es cierto que algunas de las especias utilizadas son un poco extrañas para la mayoría, incluso en esta receta que utiliza cosas relativamente frecuentes, y las que no lo son se pueden sustituir con facilidad. Esta receta sale algo más ligera que la tradicional, porque no se utiliza mantequilla o ghee, que es lo que suelen utilizar en India para cocinar. También hace que la salsa salga un poco más compacta, pero el sabor sigue siendo bueno.

Al final, una receta bastante aceptable la encontré en un blog español (al final de la receta está el link). A la receta original le he hecho pocas sustituciones. Yo no utilizo tabasco ni pimentón picante, y en su lugar utilizo un poquito de sriracha (que ya sabéis que soy bastante fan). Doblo algunas cantidades al hacer la receta para dos personas en lugar de para una. Además, incorporo un poco de concentrado de tomate, que he visto en varias recetas distintas que lo incluían para la salsa, aunque realmente no hace mucha diferencia. Por último, en lugar de utilizar dos tomates naturales, utilizo una lata de tomates cortados en cubos, con su jugo, para darle más cuerpo a la salsa.

SUSTITUTOS

Leche de coco -> Realmente no aporta mucho sabor al conjunto, se puede sustituir por la misma cantidad de nata para cocinar.

Garam masala -> Es difícil de sustituir, pero es posible hacerlo en casa. Aquí explican cómo.

Sriracha -> De venta en mercados asiáticos o en zonas internacionales/gourmet de grandes superficies comerciales. Se puede sustituir por alguna otra salsa picante de tu elección.

Pollo tikka masala

    

June 6, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 20 mins
  • 20 mins

    20 mins

    40 mins

  • Produce: 2 raciones

Ingredientes

Para el pollo

2 pechugas de pollo

1 yogur griego (150 gr.)

2 dientes de ajo, machacados/prensados

1 tsp. de sriracha

1 tsp. (cucharadita) de cilantro molido

1 tsp. (cucharadita) de comino molido

1 tsp. (cucharadita) de cúrcuma

1 tsp. (cucharadita) de jengibre fresco, rallado

El zumo de medio limón, o uno pequeño

Para la salsa

1 cebolla pequeña, picada muy fina

400 gr. de tomates naturales picados (de lata)

1 tbsp. (cucharada) de concentrado de tomate

45 ml. de leche de coco

1 tsp. (cucharadita) de garam masala

Indicaciones

ATENCIÓN: El pollo debe estar marinando durante al menos 1 noche.

Colocamos las dos pechugas troceadas en el fondo de una fuente, cubriéndolo entero.

En un cuenco mezclamos bien todos los ingredientes de la marinada del pollo: yogur griego, dientes de ajo, sriracha, cilantro molido, comino molido, cúrcuma, jengibre fresco y el zumo de limón.

Vertemos la marinada sobre el pollo, removemos bien para que se mezcle, cubrimos con papel film y guardamos en la nevera durante al menos UNA NOCHE.

Cuando el pollo esté listo, calentamos una cucharada de aceite de girasol, y doramos la cebolla ligeramente.

Añadimos los tomates de lata en dados y su jugo. Dejamos que el jugo se evapore un poco.

A continuación, añadimos el concentrado de tomate y mezclamos bien.

Agregamos a la sartén el pollo con la marinada. Subimos a fuego fuerte y cocinamos durante 5 minutos

Pasados esos 5 minutos, agregamos la leche de coco y la mezcla de garam masala. Bajamos el fuego, a fuego lento.

Dejamos que se cueza todo, sin taparlo, durante 10 minutos.

Servimos caliente, acompañado de arroz blanco.

Adaptado de lo que vi en AGV Recetas

00:00

Receta: Tacos de pollo con pico de gallo de sandía

La semana pasada estuve pensando en hacer algún plato creativo y sorprendente, para compensar el hecho de que llevaba varios días haciendo recetas “de libro”.

El caso es que en la compra semanal nos decidimos a coger una sandía pequeña, y, oh sorpresa, no sabía a nada. Una de las peores cosas de vivir en el centro de Europa es que si te gusta mucho la fruta y la verdura, en los supermercados lo que tienes son sucedáneos insípidos, con algunas excepciones (ruibarbo, maíz y calabazas, sobre todo). También es verdad que aún es un poco pronto para sandías. Con el tema de la sandía, cogí el maravilloso The Flavour Thesaurus, y me dispuse a buscar una mezcla que incluyera sandía. Qué sorpresa cuando vi que la sandía, entre otras cosas, combina bien con el tomate y el picante. Y el año pasado entre los blogs de cocina norteamericanos estuvo bastante de moda la combinación de sandía y feta, ya sabéis que la sal del feta realza el dulzor de la sandía, lo que los convierte en compañeros perfectos en una ensalada.

Con todo ello en la cabeza, me decidí a hacer el pico de gallo que es la sal y vida de estos tacos. El pollo en sí no tiene ninguna complicación. Se trata de tiras de pechugas cortadas y mezcladas con especias y un poco de agua para infundir de sabor la carne del ave. Si os gustan las especias quizá podéis probar vuestra propia combinación. Lo mejor es que este plato se puede dejar preparado con antelación, ya que el pico de gallo suele tomarse frío (y además estará más embebido del sabor de la lima y la sriracha), lo que lo convierte en un plato perfecto para el verano, y una idea estupenda si queréis sorprender a vuestros amigos en una barbacoa. Me encanta porque además es una forma creativa y original de incluir fruta en nuestra dieta, y es un plato perfecto si la sandía que habéis comprado os ha salido sosa ;)

Tacos de pollo con pico de gallo de sandía

  ,   

June 2, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 20 mins
  • 20 mins

    20 mins

    40 mins

  • Produce: 4 tacos (2 raciones)

Ingredientes

4 tortillas de maíz/wraps

OPCIONAL: 50 gr. de feta desmigado

Para el pollo

2 pechugas de pollo

1 tsp. (cucharadita) de comino molido

1 tsp. (cucharadita) de ajo en polvo

1 tsp. (cucharadita) de pimentón dulce

1 tsp. (cucharadita) de cilantro molido

60 ml. de agua templada

El zumo de media lima

Para el pico de gallo de sandía (PESO DE INGREDIENTES YA CORTADOS)

75 gr. de sandía, cortada en daditos

30 gr. de cebolla roja, cortada en daditos

100 gr. de tomates, cortado en daditos

90 gr. de pepino, cortado en daditos

Cilantro fresco, al gusto

El zumo de media lima

1 tsp. (cucharadita) de sriracha, o alguna salsa picante de tu elección

Indicaciones

Limpia las pechugas de pollo y córtalas en tiras finas. Cuanto más finas mejor, luego "engordarán" con el calor.

Salpimenta las tiras de pollo y cocínalas a fuego fuerte en una sartén antiadherente previamente calentada. No hace falta que lo muevas mucho, queremos que se tueste un poco por los lados.

Mientras el pollo se cocina, mezcla las especias (comino, ajo en polvo, pimentón y cilantro en polvo) y mezcla el agua templada con el zumo de media lima.

Espera a que el pollo no tenga ninguna parte rosácea.

Añade la mezcla de agua y la de las especias, y baja a fuego bajo, removiendo de vez en cuando.

En un cuenco mezcla la sandía, el tomate, la cebolla y el pepino.

Disuelve la cucharadita de sriracha (o la salsa picante de tu elección) en el zumo de media lima.

Mezcla las verduras con el cilantro y la disolución de lima y sriracha. Mezcla bien y reserva en la nevera hasta que lo vayas a usar.

Espera a que el líquido del pollo se haya evaporado y el pollo esté "seco".

A continuación calienta en el microondas las tortillas de maíz/wraps de tu elección, siguiendo las instrucciones del envase. Si no, humedécelas ligeramente y caliéntalas durante 20 segundos en el microondas a máxima potencia.

Para montar el taco, coloca un poco del pollo con especias, esparce pico de gallo por encima y, opcionalmente, espolvorea un poco de feta desmenuzado por encima, para darle un punto de sal al conjunto.

00:00

Receta: Rollitos de pollo con pasta

Para contrastar un poco con la facilidad de la receta que os puse el martes, hoy os traigo una idea algo más trabajosa, pero también muy sabrosa, y perfecta para las/los que cocináis para una familia. Se trata de un plato de pasta que va acompañado con un pollo bastante sabroso, es perfecto para niños y adultos.

Los rollitos son con diferencia la parte más complicada de la receta, no por el proceso en sí de montarlos, sino porque es difícil saber si están completamente cocinados sin abrirlos y cortarlos/pincharlos. Y ya sabemos que el pollo poco cocinado es una muy mala idea. Por esa razón, yo he aumentado el tiempo de cocción del pollo respecto a la receta original, ya que cuando corté el primer trozo me di cuenta de que le faltaba tiempo de cocción. Al respecto de eso, aunque en la receta aconsejan cocinarlo sobre el cazo de pasta cociéndose, yo os recomiendo encarecidamente que lo cocinéis aparte, ya que es muy difícil que se cocine bien si no es sobre una sartén u olla amplia, que además se pueda tapar. Tapar la sartén donde se están cocinando los rollos de pechuga también es vital.

Aparte de esos cambios estructurales, el otro cambio ha sido añadir un poco de orégano a la pasta, para alegrarla. A los que os gusten los platos salados o sabrosos, os recomiendo que apliquéis alguna especia o condimento, ya que la pasta es relativamente suave de sabor, a pesar de estar cocinada con tomates secos y alcaparras.

Rollitos de pollo con pasta

  ,   

May 28, 2015

  • Produce: 2 raciones

Ingredientes

Para el pollo

2 pechugas de pollo

15 gr. de hojas de albahaca fresca

15 gr. de avellanas (unas 6 ó 7 avellanas)

1 diente de ajo, machacado/prensado

Sal

Pimienta

Para la pasta

120 gr. de pasta de tu elección

20 gr. de tomates secos

1 tbsp. (cucharada, 15 ml.) de zumo de limón

1 tbsp. (cucharada, 15 ml.) de aceite de oliva virgen

1 tbsp. (cucharada) de alcaparras

30 gr. de olivas negras, picadas

Orégano, al gusto

Indicaciones

Empezamos preparando los rollitos de pollo. Si las pechugas son enteras, es preciso cortarlas a la mitad, abrirlas.

Envolvemos la pechuga ya abierta en papel film, y la golpeamos con un rodillo de cocina o una maza de carne, no demasiado, para que no se desmonte la pechuga. Reservamos la pechuga.

En un procesador, mini-pymer o similar, picamos juntas las hojas de albahaca y las avellanas.

Añadimos a la mezcla el ajo machacado, la sal y la pimienta, y volvemos a procesar.

Dividimos la mezcla en dos y extendemos sobre el centro de la pechuga.

Enrollamos la pechuga bien.

La envolvemos, apretando, en papel aluminio.

En una sartén/olla amplia, ponemos un colador o un cesto para cocinar al vapor, colocamos las pechugas envueltas, Y TAPAMOS BIEN (importante). Cocinamos al vapor unos 15-20 minutos.

Mientras tanto, hervimos la pasta siguiendo las instrucciones del paquete.

Una vez la pasta esté hervida, la colamos, la devolvemos al mismo cazo y fogón donde la cocimos, y con el fuego apagado o muy bajo, le añadimos el zumo de limón, el aceite de oliva virgen, los tomates secos, las alcaparras y las olivas negras. Mezclamos bien durante un par de minutos.

Una vez las pechugas estén hechas, las desenrollamos, y con cuidado y un cuchillo bien afilado las cortamos en rodajas de un dedo de grosor. Es mejor cortar presionando, de una vez, que serrar.

Por último, servimos la pasta, aderezamos con orégano si queremos, y colocamos encima de la pasta las rodajas. También podemos servir por separado.

Adaptado de lo que vi en el libro 'Ultimate Low Fat. Healthy Cooking for You and your Family' (ed. Parragon, 2008)

00:00

Receta: Pollo con corteza de yogur

El otro día ya os hablé del libro que me trajo mi hermana de UK y que estoy investigando a fondo. Hay unas cuantas recetas interesantes que tengo muchas ganas de probar, y a lo largo de este mes y el que viene os iré poniendo algunas por aquí, aquellas más llamativas.

En esta ocasión, os presento un plato de pollo con reminiscencias orientales, acompañado de una especie de ensalada que recuerda mucho al pico de gallo mexicano, aunque con alguna variación. El plato en conjunto es bastante sano, y vale tanto para una comida ligera como para una cena con enjundia, además no es difícil de preparar, aunque hay que tener ciertas precauciones cuando manejamos el pollo una vez cocinado, para que no se le vaya la “corteza”.

En la receta original se incluye en la “corteza” un pimiento verde pequeño, como una especie de jalapeño, o pimiento de Padrón. Yo he prescindido de él, y creo que se puede sustituir bien por un poquito de sriracha o alguna salsa ligeramente picante, para darle un punto de viveza y frescura. Por otro lado, he utilizado la cantidad de salsa-corteza para cuatro personas, aunque sólo he hecho dos pechugas. Lo he hecho así porque la mezcla me parecía muy interesante, y quería que me sobrara porque quiero probar a aplicarla sobre otras cosas, así que la he guardado y este fin de semana experimentaré un poco con ella. Además, le doy algo más de frescura a la ensalada de acompañamiento utilizando un poco de lima sobre ella. 

Pollo con corteza de yogur

    

May 23, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 35 mins
  • 20 mins

    35 mins

    55 mins

  • Produce: 2 raciones

Ingredientes

Para el pollo

2 pechugas de pollo (1 por persona)

1 diente de ajo, machacado/prensado

Un trozo pequeño (1 ó 2 cm.) de jengibre fresco, rallado

1 yogur griego (150 gr.)

1 tbsp. (cucharada) de pasta de tomate concentrado

1 tsp. (cucharadita) de cúrcuma

1 tsp. (cucharadita) de garam masala

El zumo de media lima (o una cucharada de zumo de limón)

Sal

Pimienta

Para el acompañamiento

2 tomates

1/4 de pepino

1 cebolla roja pequeña

Cilantro fresco, picado

El zumo de media lima

Indicaciones

Precalentamos el horno a 190ºC, posición "ventilador".

En un cuenco juntamos todos los ingredientes para el pollo, excepto las propias pechugas.

Removemos bien con un tenedor, hasta que esté completamente mezclado.

Secamos las pechugas con papel de cocina, para asegurarnos de que no tienen líquido (este paso es importante, no os lo saltéis, si las pechugas están húmedas, la mezcla de yogur no se agarrará)

En una bandeja de horno, colocamos papel para hornear y encima las pechugas. Cubrimos con la mezcla de yogur utilizando una brocha de cocina (o una cuchara). SÓLO HAY QUE CUBRIR LA CARA SUPERIOR. La cara que da al papel debe quedar despejada, porque por ahí expulsará la pechuga el líquido al cocinarse.

Colocamos en el horno a 190ºC, durante 30-35 minutos. Es conveniente ir subiendo la temperatura cada 10 minutos unos 10-15 grados, para que la corteza se vaya "secando".

Mientras las pechugas se hacen, preparamos el acompañamiento. Picamos finamente todos los ingredientes, regamos con el zumo de la media lima, y salpimentamos. Reservamos en la nevera hasta el momento de servir.

Una vez las pechugas estén listas, con una espátula y mucho cuidado, las transferimos a una bandeja o fuente previamente cubierta con papel de cocina. Dejamos las pechugas reposar durante 5 minutos, de esta forma los líquidos de la parte de abajo se secarán, y la corteza se endurecerá ligeramente.

Por último, cortamos las pechugas en tiras si lo deseamos, y servimos con el acompañamiento reservado en la nevera.

Adaptado de lo que vi en el libro 'Ultimate Low Fat. Healthy cooking for you and your family' (Ed. Parragon, 2008)

00:00