recetas de cerdo

Receta: Costillas a la miel y jengibre

Me encantan las recetas que con poco esfuerzo dan grandes resultados, y estas costillas de cerdo a la miel y jengibre son exactamente eso. Esta es una de esas recetas que se hacen solas, y el resultado es tan sabroso que es una receta candidata para cuando tenemos invitados a comer pero poco tiempo para preparar cosas muy elaboradas.

Debido a que las costillas tienen que marinar durante doce horas, es conveniente dejarlas preparadas la noche del día antes en el que queremos degustarlas, pero si se tiene esa precaución se puede obtener un resultado excelente con poco esfuerzo. Otra opción si las queremos para una cena es prepararlas bien pronto por la mañana. En cualquier caso, tras el tiempo de marinado simplemente tenemos que colocarlas en una bandeja de horno con papel de horneado y dejar que se hagan.

La combinación de ingredientes es de reminiscencias asiáticas, con ese punto ligero de caramelizado que le da la miel y el azúcar moreno de la marinada. Como vino blanco seco cualquiera os vale, yo he utilizado el mismo que utilicé para los muslos de pollo al ajillo y el resultado ha sido genial.

Otra cosa que me gusta de esta receta es que, al contrario que otras recetas de costillas, no es necesario cocinarlas durante mucho tiempo en el horno, que siempre se agradece en verano, y además cuando os llegue el olor de esta maravilla cocinándose en el horno, os garantizo que no querréis esperar mucho tiempo antes de hincarles el diente. Después de 30 minutos, tendremos listas nuestras costillas.

Costillas a la miel y jengibre

    

June 17, 2017

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 30 mins
  • 20 mins

    30 mins

    50 mins

  • Produce: 3-4 raciones

Ingredientes

1 kg. de costillar de cerdo

Opcional: cilantro fresco

Para la marinada

45 ml. miel líquida

40 gr. de azúcar moreno

90 ml. de salsa de soja

200 ml. de vino blanco seco

1 diente de ajo grande, pelado y picado

1 tsp. (cucharadita) de jengibre en polvo

2 tbsp. (cucharadas) de semillas de sésamo

Indicaciones

Cortamos el costillar siguiendo paralelamente los huesos de las costillas (También podemos pedirlas ya cortadas de la carnicería)

En un cuenco grande mezclamos bien todos los ingredientes de la marinada.

En una fuente honda colocamos todas las costillas cortadas y cubrimos con la marinada. Debería quedar la mayoría de la carne cubierta.

Marinamos durante 12 horas (una noche)

Precalentamos el horno a 180ºC

Una vez el horno esté caliente, ponemos papel de horno en una bandeja y colocamos las costillas escurridas. Reservamos la marinada para luego usarla como salsa en la mesa (descartando los trozos de ajo)

Horneamos durante 20 minutos a 180ºC

Pasados esos veinte minutos, subimos la bandeja a la parte de arriba del horno y utilizamos el grill durante 10 minutos a 220ºC, vigilando que las costillas no se quemen.

Espolvoreamos el cilantro fresco si lo utilizamos.

OJO: Esta receta requiere marinado durante al menos una noche.
Adaptado de lo que vi en el número especial 2016 de la revista 'Saveurs'.

00:00

Receta: Cerdo agridulce

Una de esas recetas clásicas de restaurante chino en Europa es el cerdo agridulce. En casa es uno de nuestros platos favoritos, siempre que vamos a comer fuera y nos decidimos por comida china uno de los dos se lo pide.

Como nos gusta tanto, llevo ya tiempo haciendo diferentes pruebas para lograr una receta parecida pero casera. En contra de lo que pudiera parecer, lo complicado de esta receta no es la salsa (que da nombre al plato), sino el rebozado del cerdo. Esto es lo único que todavía se me resiste. El rebozado característico de los restaurantes chinos es suave por fuera, algo espeso y tolera bien el “pringue” de la salsa, no se deshace al estar en contacto con ella.

Mi prueba más reciente es la que os muestro aquí. Me crucé con una receta para empanar al estilo orly (os la enlazo más abajo), y pensé que quizá con este rebozado lograba por fin la textura adecuada para el cerdo agridulce. Aunque se acerca bastante, todavía hay algo que no ha quedado exactamente como en los restaurantes, pero aún así el resultado es bueno. Lo mejor de esta receta es que la salsa la podéis adaptar para muchas otras preparaciones.

Mi única variación respecto a la receta del rebozado es que no incluyo ni curry ni azafrán en la harina, ya que consideré que esto podía interferir con el sabor final del plato.

Cerdo agridulce

    

November 24, 2015

  • Preparación: 35 mins
  • Cocinado: 40 mins
  • 35 mins

    40 mins

    1 hr 15 mins

  • Produce: 2 raciones generosas

Ingredientes

Para rebozar el cerdo

100 gr. de harina

100 gr. de maicena

1 tsp. (cucharadita) de levadura química

50 ml. de agua

150-200 ml. de cerveza

Para la salsa agridulce

1 tsp. (cucharadita) de maicena

80 ml. de zumo de piña (sólo piña)

60 ml. vinagre de manzana (u otro vinagre frutal)

60 ml. de ketchup

100 gr. de azúcar (mejor fina)

Para el cerdo

300 gr. de chuletas de cerdo

1 pimiento verde

1 cebolla mediana/pequeña

200 gr. de piña natural

Indicaciones

Empezamos haciendo la pasta orly. Mezclamos primero la harina, la maicena y la levadura. Añadimos el agua, y volvemos a mezclar (no te preocupes por los grumos). Por último añadimos la cerveza y batimos bien.

Cortamos en cubos pequeños (medio dedo índice, más o menos) las chuletas de cerdo.

Ponemos a calentar a fuego fuerte abundante aceite de girasol.

Enharinamos levemente el cerdo.

Nos colocamos al lado del fogón con la pasta orly y el cerdo ya enharinado. Cogemos un trozo de cerdo, lo pasamos por la pasta orly y lo echamos con cuidado en el aceite (no desde mucha altura, porque salpicará). Repetimos este proceso hasta acabar con todo el cerdo.

Una vez tengamos todos los trozos de cerdo fritos, los apartamos.

Cortamos en cubos la piña, en cuartos finos la cebolla y el pimiento en trozos.

En un cuenco pequeño, colocamos el zumo de piña y la maicena, y dejamos que se disuelva durante unos minutos.

Mientras, en un cazo pequeño a fuego medio-alto, vertemos el vinagre, el ketchup y el azúcar. Removemos ocasionalmente para que se disuelva la mezcla.

Cuando la mezcla empiece a bullir, bajamos a fuego muy suave y cocemos durante 10 minutos, removiendo ocasionalmente.

Pasados los diez minutos, incorporamos la mezcla de zumo de piña y maicena, asegurándonos de que cae todo en el interior del cazo. Cocemos tres o cuatro minutos a fuego alto, sin dejar de remover y retiramos del calor.

Mientras la salsa se enfría, en una sartén amplia o un wok, tostamos las verduras y la piña que cortamos previamente. Es mejor tostarlas a fuego muy alto, con un aceite que tarde en quemar y hacerlo en tandas, para que la sartén no se enfríe. Con 3 minutos por tanda bastará.

Una vez tengamos todas las verduras tostadas, las incorporamos a la sartén donde las hemos freído junto con el cerdo rebozado.

Vertemos por encima la salsa agridulce, y removemos con cuidado de no deshacer el rebozado del cerdo.

Servimos en caliente, acompañado de arroz blanco si lo deseamos.

Para el rebozado del cerdo recurrí a este truco del programa 'Robin Food'.

00:00