recetas de bollería

Receta: Atayef asaferi

Hoy os traigo la historia de un fracaso y una victoria.

Si me seguís en la cuenta de Instagram, el otro día visteis en los momentos (Stories o como se llame) que estaba intentando hacer clotted cream, un producto típico de Cornwall (Cornualles, para los castizos), en Wales (Gales). Tengo un amigo inglés que siempre comenta lo maravillosos que están los scones con clotted cream, y yo que soy fan de los scones, llevo pensando en esta crema desde que he oído hablar de ella, hace ya unos meses.

Continue Reading “Receta: Atayef asaferi”

Receta: Crostata de paraguayos y cerezas

Tengo una amiga de Murcia que cuando llega verano siempre comenta lo mucho que le gustan los paraguayos, o “chatos”, como ella los llama. Curiosamente, aquí en Luxemburgo los traen de España en los primeros meses de verano, y además son un éxito, ya que están algo más dulces que otras variedades de melocotones, como las nectarinas. El caso es que siempre que paso por la sección de frutería del mercado, me acuerdo de mi amiga.

Continue Reading “Receta: Crostata de paraguayos y cerezas”

Receta: Empanadillas de berenjena

No sé vosotros, pero yo he echado de menos a mi horno este verano. Y cuando me encontré esta receta de empanadillas de berenjena por los vastos mundos de Internet me prometí que tenía que probarla.

Las empanadillas son una de esas cosas que los luxemburgueses no conocen, para su desgracia (y para la mía, que no las como tan a menudo como antes). En España, en cambio, son quizá uno de los productos de bollería salada más populares y extendidos. Y también tenemos las empanadillas fritas, las que hacían nuestras madres y nuestras abuelas cuando éramos pequeños. Así que, aprovechando que estoy en una época en la que echo bastante de menos muchas cosas de la gastronomía española, me he dado el capricho de hacer estas delicias.

A la receta original, citada más abajo, le he hecho pocos cambios. Utilizo menos cantidad de relleno, porque luego quería aprovechar la masa para hacer otros tipos de empanadillas (las de atún, que me pirran). Aparte de eso, no uso tomates naturales, como en la receta original, sino tomate triturado. Por un lado, no tenía tomates a mano, y por otro, los tomates de aquí dejan mucho que desear en cuanto a sabor, así que es mejor sustituirlos por tomate triturado cuando el objetivo es lograr una salsa o sofrito.

La masa no es difícil de hacer. Para los que no tengáis máquina para ayudaros, se puede hacer a mano sin mayor problema, aunque hace falta echarle ganas.

Empanadillas de berenjena

  , ,

October 3, 2015

  • Preparación: 35 mins
  • Cocinado: 1 hr 20 mins
  • 35 mins

    1 hr 20 mins

    1 hr 55 mins

  • Produce: 16 empanadillas (sobrará masa)

Ingredientes

Para el relleno

1 berenjena mediana

1 cebolla mediana

250 ml. de tomate triturado

1 tsp. (cucharadita) de comino molido

1 pizca de canela

Sal

Pimienta

Para la masa

200 ml. de aceite de oliva

250 ml. de agua templada

1 tsp. (cucharadita) de sal

700 gr. de harina

Para el horneado

Un huevo, batido

Semillas de sésamo

Indicaciones

Empezamos pelando y cortando la berenjena en dados.

A continuación, colocamos los dados de berenjena en un colador y los salamos. Dejamos reposar entre 20 y 30 minutos, para quitar el "amargor" de las berenjenas.

Mientras tanto, picamos la cebolla y la doramos en una cazuela con un poco de aceite a fuego bajo, hasta que esté transparente.

Añadimos la berenjena y mezclamos.

A continuación incorporamos el tomate triturado, el comino molido, la sal, la pimienta y la pizca de canela.

Dejamos cocer todo junto a fuego suave durante 40 minutos, hasta que los dados de berenjena hayan reducido su tamaño. Dejamos enfriar.

Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

Mientras el relleno se enfría, elaboramos la masa. Si la hacemos a mano, empezamos mezclando bien en un cuenco grande el aceite de oliva, el agua y la sal. En Kitchen Aid juntamos el aceite, el agua y la sal y los batimos con las varillas a velocidad media (4-5).

A continuación, añadimos la harina. Si hacemos la masa a mano, podemos ir añadiéndola poco a poco, incorporándola con la mezcla líquida, hasta que quede una masa deslavazada que podremos trabajar. En Kitchen Aid, colocamos el gancho de amasado y trabajamos la masa a velocidad 5 durante unos minutos. En ambos casos, si la masa no se aglutina, podemos añadir agua POCO A POCO (una cucharadita de agua templada cada vez)

Cuando la masa esté lisa y sea una pelota homogénea, la extendemos sobre una superficie enharinada con un rodillo, y con un cortador de galletas de 10 cm. de diámetro, hacemos unos círculos que serán luego nuestras empanadillas para rellenar.

Una vez tengamos los círculos cortados, colocamos en cada uno un poquito de relleno en el centro. Debe sobrar espacio suficiente en los bordes para luego poder cerrarlo (un dedo y medio o dos)

Doblamos el círculo con el relleno y presionamos bien los bordes. Los bordes se pueden mojar un poquito con agua para mayor seguridad.

Una vez los bordes estén juntos, con un tenedor presionamos la parte exterior del borde, con cuidado de no pinchar la masa donde está el relleno. Es conveniente presionar con fuerza y arrastrar hacia fuera para asegurarnos de que la empanadilla queda bien cerrada.

Con una brocha de cocina extendemos el huevo batido sobre las empanadillas y a continuación espolvoreamos un poco de semillas de sésamo sobre cada una.

Horneamos a 180ºC durante 35 minutos, o hasta que las empanadillas estén doradas.

Adaptado de lo que vi en Cocinando entre Olivos
- Sobrará masa. Se puede refrigerar un día o dos y emplear en otro momento con otros rellenos.

00:00

Receta: Bizcocho ‘carrot cake’

Ya no se puede mirar hacia otro lado: ha llegado el otoño. Aunque el reflejo natural es quejarnos porque se nos han acabado las vacaciones y las horas de estar tirados en la playa (o en la montaña), hay una razón para alegrarse, y es que con la llegada del otoño podemos desempolvar el horno, que ha estado quieto en verano, y aprovechar deliciosas recetas de bizcochos como ésta.

El carrot cake es un pastel de zanahoria bastante popular y típico de la cultura anglófona. Aunque está riquísimo, lo cierto es que en su variante tradicional es bastante pesado, ya que incluye un glaseado dulce a base de queso crema. Además, es bastante difícil de confeccionar. Pero esta opción que os traigo es algo más ligera y además mucho más sencilla de hacer.

Ya habéis visto antes otras recetas del libro del que saco esta receta (citado más abajo): el bizcocho de avellanas o el bizcocho bicolor de chocolate y sirope de arce. En esta receta me he permitido la libertad de añadir nueces pecanas, ya que las he probado en otros pasteles de este tipo y combinan maravillosamente bien con el bizcocho. Mi sugerencia es que no os cortéis en absoluto con estas nueces, yo la próxima vez que haga este bizcocho las voy a poner también en mitad del bizcocho y no sólo por arriba. Le dan un punto genial.

Posibles sustituciones

Galletas tipo speculoos -> Alguna galleta de miel o galletas de canela.

Nueces pecanas -> Avellanas.

Bizcocho ‘carrot cake’

  

September 22, 2015

  • Preparación: 40 mins
  • Cocinado: 45 mins
  • 40 mins

    45 mins

    1 hr 25 mins

  • Produce: 1 bizcocho de 16 cm.

Ingredientes

300 gr. de zanahorias (peso sin pelar ni limpiar)

6 galletas tipo Speculoos (galletas de miel)

3 huevos, claras y yemas SEPARADAS

160 gr. de azúcar moreno

80 gr. de harina

10 gr. de levadura química

1 pizca de sal (para montar las claras)

Mantequilla (para engrasar el molde)

10 nueces pecanas

Indicaciones

Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

Pelamos las zanahorias y las rallamos.

Colocamos las seis galletas speculoos dentro de una bolsa y con un rodillo de cocina y las machacamos bien.

En un cuenco grande, mezclamos las yemas de los huevos y el azúcar moreno.

Una vez tengamos una pasta más o menos homogénea, añadimos la harina y la levadura química y mezclamos bien. Quedar una masa un poco difícil de trabajar.

A continuación, añadiremos las zanahorias ralladas y las galletas machacadas. Volvemos a mezclar bien. El agua de las zanahorias ayudará a aligerar la masa.

Quedará una pasta oscura y espesa, pero que se puede verter.

Engrasamos el molde (yo usé uno de 16 cm.). Si le ponemos papel de horno liso en el fondo, luego será más fácil desmoldarlo.

Montamos las claras de los huevos a punto de nieve (puntas firmes), poniéndoles una pizca de sal antes de batirlas.

Vertemos las claras ya montadas y firmes sobre la mezcla de zanahorias.

Con una espátula de madera o plástico, vamos integrando las claras en la mezcla de zanahorias con movimientos envolventes, hasta que quede una masa marrón homogénea con algunas burbujas.

Picamos groseramente las nueces pecanas.

Vertemos la masa en el molde, y espolvoreamos las pecanas picadas por encima.

Horneamos a 180º durante 40-45 minutos, o hasta que pinchando un palillo en el centro del bizcocho, éste salga limpio.

Adaptado de lo que vi en el libro 'Cake. Les meilleures recettes' (Ed. Larousse, 2013)

00:00

Receta: Muffins de limón y semillas de amapola

Quitando el helado, no soy muy fan de la repostería de limón, porque el sabor cítrico suele invadir y disfrazar el resto de ingredientes y a mí me gusta cuando se pueden apreciar sabores distintos en un plato. Sin embargo, cuando leí esta receta (en el libro New York. Cult Recipes), me dio la sensación de que éste no iba a ser el caso, y no me equivoqué. Los muffins de esta receta salen suaves, aunque se puede apreciar el toque del limón.

A la receta original le he hecho muy pocos cambios. En ella se incluye fruta fresca (manzana y pera) en la masa de los muffins, pero yo no lo he hecho porque me parecía que podía quedar demasiado acuosa la masa, y realmente prescindiendo de la fruta me han salido unos muffins perfectos: esponjosos y melosos de textura. Las semillas de amapola dan un punto de color y contraste al conjunto, pero si no las encontráis son prescindibles, no aportan un sabor especial ni nada así. A los que, como a mí, no os guste demasiado la repostería de limón, os recomiendo que utilicéis la ralladura de un limón no muy grande, o la mitad de un limón grande. Es el punto perfecto, para mi gusto.

Muffins de limón y semillas de amapola

  ,   

June 4, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 20 mins
  • 20 mins

    20 mins

    40 mins

  • Produce: 12 muffins

Ingredientes

Para los muffins

320 gr. de harina

20 gr. de semillas de amapolas

1/2 tsp. (cucharadita) de sal

15 gr. de levadura química

150 gr. de azúcar fina

125 gr. de mantequilla, derretida

2 huevos (L)

45 ml. de zumo de limón

La ralladura de un limón (no muy grande)

1 yogur griego (150 gr.)

Para el glaseado

125 gr. de azúcar glas

20 ml. de zumo de limón

15 ml. de agua caliente

Indicaciones

Precalentamos el horno a 190ºC

Mezclamos en un cuenco grande la harina, la levadura, las semillas de amapola y la sal.

En un cuenco aparte mezclamos bien el azúcar, la mantequilla derretida, los huevos, la ralladura de limón, el zumo de limón y el yogur griego. Recomiendo empezar mezclando bien la mantequilla con el azúcar, y luego añadir el resto de ingredientes uno a uno, ligándolos bien cada vez.

Engrasamos generosamente los moldes donde vayamos a hacer los muffins.

Ligamos la mezcla "seca" (de harina) con la "líquida", quedará una masa bastante compacta y espesa, poco fluida.

Con una cuchara, distribuimos la mezcla en los compartimentos para muffins. No hace falta que queden muy regulares. Procura NO llenarlos hasta el tope, que quede un centímetro o dos hasta el borde.

Horneamos durante 20 minutos a 190ºC, o hasta que los muffins se "resquebrajen" por arriba.

Mientras los muffins se enfrían, preparamos el glaseado. Mezclamos el azúcar glas, el zumo de limón y los 15 ml. de agua caliente y batimos fuerte durante unos minutos. El glaseado queda espeso pero fluido.

Cuando los muffins estén fríos (importante), los cogemos por la parte de abajo y mojamos la parte de arriba en el glaseado, dándoles la vuelta y dejándolos a secar sobre un papel.

Esperamos unos 20-30 minutos a que el glaseado se haya endurecido, y listo.

Adaptado de la receta que vi en el libro 'New York. Cult Recipes' de Marc Grossman (ed. Murdoch Books)

00:00