recetas de aperitivos

Receta: Limonada de jengibre y fresa

No os imagináis cómo tengo ahora mismo el jardín de mi casa. Es un jardín pequeño, pero el desastre es tal que la gata de la vecina lo utiliza como recreo, para intentar cazar pájaros y bichos. Ni siquiera la presencia de Dido, mi perra, logra que la dichosa gata se mantenga a distancia. No ayuda que mi perra es más cobarde que Scooby Doo sin su caja de galletas. Un día no quería pasar por delante de un coche porque debajo había un gatito pequeño.

Continue Reading “Receta: Limonada de jengibre y fresa”

Receta: Salsa para totopos

Ay, el verano. Las vacaciones, las siestas, la piscina, la playa y la brisa del mar… O bien, el calor pegajoso, los malditos mosquitos, los niños todo el día gritando fuera… Peor aún: ése niño que siempre tiene que salpicarte en la piscina y reírse. Como todo en esta vida, el verano tiene sus cosas buenas y sus cosas malas.

Otra de las malas es ese letargo característico de la época calurosa, que no nos apetece movernos ni siquiera para coger el mando del aire acondicionado, y por supuesto, cocinar nos horroriza un poco.

¿Acercarse a fogones? ¿ENCENDER FOGONES? ¡¿ESTAR AL LADO DE FOGONES?! Ni hablar.

Salsa para totopos2

Para esas ocasiones, os traigo esta receta de salsa para totopos, que se puede tener lista en menos de 20 minutos, sin encender ni un solo fuego y con bastante poco movimiento por vuestra parte.

Cuando la encontré, la autora afirmaba categóricamente que era la mejor salsa que había probado nunca, y yo pensé que la mujer estaba exagerando y echándose un farol, porque los bloggers a veces somos un poco así, nos gusta pintar las cosas como si cada bocado que comemos fuera una explosión increíble en nuestros sentidos. No obstante, decidí hacerla porque se tardaba muy poco y sale mucha, lo cual es una gran victoria.

Salsa para totopos3

Pues resultó que la mujer tenía razón.

La salsa tiene el punto ideal entre frescura y picante. Es cierto que a la mía le he hecho algunas modificaciones, porque huyo del picante excesivo y en cambio me encantan las recetas de sabor fresco. Yo sí que he agregado cebolla (morada/roja), he puesto sólo un jalapeño y sin semillas y además he puesto sólo dos dientes de ajo. Quedó bastante suave, por si alguno la quiere hacer un poco más fuerte: tenéis margen. Para los que el jalapeño es vuestra cruz (o la de vuestra colon): podéis sustituirlo por unos chorritos de tabasco.

Sin embargo, a mí me encantó. Me parece que vale para muchas cosas, no sólo para los totopos/nachos/chips. Queda genial, por ejemplo, con el pollo frito que os enseñé la semana pasada. Vale también para tacos (como estos, por ejemplo), fajitas, burritos… Lo que se os ocurra que tenga algo medianamente mexicano o tex-mex. O simplemente para refrescar un buen corte de carne a la brasa.

Salsa para totopos6

Otra cosa que me ganó de esta receta es que tienes para varias veces (jejé, buena suerte intentando no comértela de una vez). Y que, cuando en un día de calor tienes invitados que vienen absolutamente agobiados del calor exterior, quedas como una reina cuando sirves esta salsa bien fría con unos totopos al lado, y unas bebidas recién sacadas de la nevera o el congelador. Te adorarán y no se fijarán en todos los juguetes que tu hija ha dejado esparcidos por toda la existencia. Victoria infinita.

¿Os gusta la salsa? ¿Qué soléis servir cuando tenéis invitados y no queréis encender fogones? Contádmelo en los comentarios, por Twitter o por Facebook.

Salsa para totopos

  , ,   

July 4, 2017

  • Preparación: 10 mins
  • 10 mins

    10 mins

  • Produce: ~1 litro de salsa

Ingredientes

800 gr. de tomates enteros en conserva

1 jalapeño (si no encuentras, usa tabasco)

1 cebolla morada/roja

2 dientes de ajo

Un ramillete de cilantro fresco

Sal al gusto

Comino al gusto

30 ml. de miel

El zumo de una lima

Indicaciones

Vaciamos de semillas el jalapeño si queremos que la salsa no nos quede muy picante. En su defecto, echaremos tabasco al gusto a nuestra salsa.

Escurre los tomates enteros en conserva. En su defecto, puedes utilizar tomate triturado.

Si utilizas un robot/procesador con capacidad, puedes agregar todos los ingredientes casi enteros, simplemente con la cebolla cortada en cuartos, triturarlo a máxima potencia y listo. Si utilizas la batidora, te recomiendo ir poco a poco, y al final del proceso de triturado verter la salsa en un cuenco para mezclarlo tú misma/o.

Refrigera la salsa al hacerla (fría está riquísima), y sírvela con totopos o chips de tu elección.

Adaptado de lo que vi en Souffle Bombay

00:00

Receta: Pollo frito infalible

Ya os he comentado en alguna otra ocasión que a Laura, mi hija de 14 meses, le pirra absolutamente el pollo. En general le gusta la carne, pero el pollo siempre se lo come, incluso cuando ha comido bien antes, nunca se lo deja. Eso sí, le gusta comérselo ella solita, con las manos, y sólo cuando tiene bastante hambre tolera que se lo demos con el tenedor, para ir más rápido.

Pollo frito1 (+)

Eso hace que tengamos que reinventarnos con cierta frecuencia, bien para complementar el pollo con otras cosas igual de necesarias, o bien para presentarle el pollo combinado con sabores diferentes para que se vaya habituando a diferentes formas de tomarlo. Empezamos con los purés hace un tiempo, pero la verdad es que los purés los come exclusivamente en la guardería y en casa suele comer comida sólida cortada en trozos muy pequeños, preferiblemente lo que comamos nosotros.

"Soy como un gatito. Juego con mi presa antes de zampármela"
“Soy como un gatito. Juego con mi presa antes de zampármela”

Esta receta en realidad ya la conocíamos desde hacía un tiempo, porque desde que estuvimos de viaje por la costa este de EEUU y probamos el pollo frito, decidimos hacerlo en casa a mano. Es bastante sencillo y además está riquísimo. Nosotros solemos reservar esta receta para esos días en los que la vida nos ha derrotado un poco y queremos simplemente relajarnos con una comida de picoteo viendo la televisión. Y mañana será otro día.

Pollo frito1

Esta es la receta simplificada, sin especias, sin complementos. Es la base. Cuando no lo hacemos para Laura, también le echamos pimentón de la Vera picante a la buttermilk, pimienta molida, y alguna cosa más. Podéis personalizar vuestro pollo con una combinación de especias que le dé un punto especial, por ejemplo: orégano, albahaca y tomillo para pollo frito con aires mediterráneos, acompañado de pisto o salsa marinara. O también garam masala y curry para un pollo frito con un toque de indio, acompañado de un delicioso chutney de mango. Vamos, que hay muchas opciones para tomarlo a vuestro gusto, ¿me contáis vuestra preferida? Si no encontráis buttermilk, que es leche fermentada, una forma muy sencilla de hacerlo es agregar 15 ml. de zumo de limón por cada 250 ml. de leche, y dejarlo una media hora a temperatura ambiente, se separará la leche en dos, y al removerlo de nuevo tendremos nuestra buttermilk.

Otro uso maravilloso para esta receta es el de snack multitudinario. A veces tenemos a gente en casa, bien de visita o bien con juegos de mesa de por medio, y este pollo se prepara rapidito y suele gustar a todo el mundo. Si lo servimos con salsas variadas, tenemos en un periquete un picoteo delicioso para una noche de películas o para cualquier cena informal.

¿Te gusta el pollo frito? ¿Cuál es tu combinación ideal de especias? Cuéntamelo en los comentarios, en Twitter o en Facebook.

Pollo frito infalible

    

June 27, 2017

  • Preparación: 10 mins
  • Cocinado: 25 mins
  • 10 mins

    25 mins

    35 mins

  • Produce: 2 o 3 raciones de pollo frito

Ingredientes

2 pechugas de pollo enteras

300 ml. de buttermilk

Sal

Harina

Indicaciones

Cortamos las pechugas en tiras siguiendo el "grano" del pollo (la dirección de las estrías de la carne)

Mezclamos sal al gusto en la buttermilk (o también cualquier especia de nuestra elección)

Maceramos el pollo como mínimo media hora en la mezcla de buttermilk y sal, cuanto más lo maceremos mejor.

Calentamos abundante aceite para freír (tipo girasol) en una sartén.

Sacamos el pollo de la buttermilk, lo pasamos por la harina y lo echamos en la sartén. Lo freímos hasta que esté completamente dorado, y sacamos sobre papel de cocina para que se escurra el exceso de aceite.

Servimos caliente.

Se puede personalizar la harina con especias, para un toque todavía mejor.

00:00

Receta: Rollitos de berenjena con ricotta y piñones

Ya visteis el jueves pasado en la cuenta de Twitter y de Instagram mi propuesta para el “Día Mundial de la Tapa”. Me hubiera gustado estar en España para poder disfrutar del día con los eventos programados en las distintas ciudades, pero como no pude me conformé con preparar estos rollitos de berenjena con ricotta y piñones, un aperitivo fino y que se puede tomar en frío.

La verdad es que cuando vi esta receta me llamó mucho la atención. La combinación original (la que yo recreo aquí) es suave y fina, pero también deja mucho margen para la personalización. Por ejemplo, podemos mezclar el ricotta con pimiento de Espelette, con tomates secos, con bacon… En fin, que hay mucho margen. Sí que es cierto que los piñones y el ricotta combinan muy bien juntos, y recomiendo que los utilicéis. Otra cosa que me gustó mucho es que requiere poco tiempo delante de fogones, y además se puede tomar frío, lo que lo convierte en un aperitivo veraniego ideal.

Por si fuera poco, julio es uno de los meses en los que la berenjena está de temporada, así que además podemos disfrutar de una de las verduras de la estación de una forma original y apetecible. Por otro lado, en verano solemos reunirnos con amigos y siempre está bien tener algo sorprendente y delicioso para el aperitivo.

Estos rollitos, una bebida fría y una terraza, ¿qué os parece como plan? ;)

Rollitos de berenjena con ricotta y piñones

  ,   

June 20, 2017

  • Preparación: 30 mins
  • Cocinado: 15 mins
  • 30 mins

    15 mins

    45 mins

  • Produce: Entre 10 y 15 rollitos

Ingredientes

1 berenjena grande o 2 medianas

200 gr. de queso ricotta

70 gr. de piñones

10 hojas de albahaca fresca

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

Indicaciones

Lavamos las berenjenas, las secamos y las laminamos con la ayuda de una mandolina. Tienen que ser lonchas finas, pero algo consistentes.

Tostamos los piñones en seco (cuidado que no se quemen)

Mezclamos el queso ricotta con los piñones la albahaca fresca picada y un chorrito de aceite de oliva. Salpimentamos y reservamos.

Calentamos una sartén a fuego medio-alto. Cuando esté caliente, hacemos las berenjenas, un minuto por cada cara, lo justo para marcarlas y ablandarlas. Importante que NO se tuesten demasiado. Las ponemos a enfriarse sobre papel de aluminio, de este modo conservarán la textura blanda que nos permitirá manipularlas.

Colocamos una cucharada de la mezcla de ricotta en la parte de arriba de la berenjena y enrollamos. Repetimos el proceso con cada cortada de berenjena, hasta agotar la mezcla de ricotta.

Guardamos en frío hasta el momento de servir o servimos en el momento, según se prefiera.

Adaptado de lo que vi en el número especial 2016 de la revista 'Saveurs'.

00:00

Receta: Ensalada de aguacate y cangrejo

Me encanta el aguacate. Es un ingrediente simple, pero a la vez muy versátil y que te vale para un roto o para un descosido. En los desayunos lo podemos utilizar sobre tostadas, vale también para tartars (como este de atún) y ensaladas, puede servirse con fruta dentro de un smoothie… En verano lo consumimos con frecuencia en casa, aunque se puede disfrutar durante todo el año.

Me encontré hace poco con una receta de ensalada en una combinación que, si bien no es demasiado original, da un resultado excelente. Dio la casualidad de que tenía una lata de cangrejo por ahí perdida (seguramente de alguna otra idea que tuve), y esta receta me dio la oportunidad de aprovecharla. Se puede sustituir el cangrejo por casi cualquier marisco: gambas, langostinos o, aún más barato, surimi.

Yo hago unas cuantas sustituciones de la receta que me sirvió de inspiración. Por un lado, la presentación me parecía mejor utilizando la piel, ya que sino hay que vaciar antes el aguacate o apilar demasiada ensalada por encima (con el riesgo de que se nos caiga todo en el plato después). Además no incorporo el tomate ni el aceite de oliva. Si bien el tomate y el aguacate nacieron para ir  juntos (y esta receta es una buena muestra), me parece que es una combinación muy explotada. El aceite, por su parte, me parece un poco redundante con el aguacate, ya que tratamos en ambos casos con grasas de origen vegetal. El punto de gracia es, por supuesto, la salsa mayo-sriracha, que le queda genial a todo el conjunto. Otra opción más tradicional y sencilla sería utilizar salsa rosa, pero aquí desde que probamos la combinación de mayonesa con sriracha no hemos mirado atrás. También prescindo del cilantro (del que no soy particularmente fan).

Lo bueno de esta ensalada es que además podemos añadir y quitar ingredientes para probar nuevas combinaciones de sabores. Por ejemplo, añadirle mango para darle un toque dulzón y darle al conjunto reminiscencias del sudeste asiático. Si queremos algo más contundente, podemos utilizar pimientos, bien crudos cortados en trozos pequeños, o asados si tenemos alguna sobra o conserva.

Además, se presta también a cambios en cantidades y presentaciones. Podemos servir varios aguacates pequeños como aperitivos, podemos utilizar un aguacate grande y servirlo a cada comensal como ensalada o entrante antes de un plato principal. La posibilidad de dejar la ensalada ya lista y refrigerada lo convierte también en un plato ideal si tenemos invitados y queremos adelantar trabajo la noche de antes.

Ensalada de aguacate y cangrejo

  ,

June 6, 2017

  • Preparación: 20 mins
  • 20 mins

    20 mins

  • Produce: 4 medios aguacates

Ingredientes

2 aguacates pequeños o 1 grande

1 lata de cangrejo en conserva (120 gr. peso escurrido)

1 cebolla morada pequeña

El zumo de media lima

30 ml. de mayonesa

5 ml. de sriracha (o al gusto)

Pimentón de la Vera

Indicaciones

Para la presentación de la foto: partimos los aguacates por la mitad, descartamos el hueso y, con cuidado, los vaciamos con una cuchara. Reservamos las pieles.

Troceamos el aguacate en cubos pequeños.

Picamos la cebolla morada muy fina.

Mezclamos bien en un cuenco el aguacate, la cebolla morada y el cangrejo escurrido.

Añadimos a la mezcla el zumo de lima y removemos bien.

En un cuenco pequeño mezclamos la mayonesa y la sriracha. Agregamos esta mezcla a los demás ingredientes.

Incorporamos todos los ingredientes juntos, y con una cuchara rellenamos las pieles de los aguacates que habíamos reservado. Para ello, presionamos ligeramente la cuchara sobre la piel de aguacate, como si le estuviéramos dando forma a unas bolas de helado.

Colocamos en el plato, y si lo deseamos, espolvoreamos con pimentón de la Vera.

Inspirado en lo que vi en Skinny Taste

00:00

Receta: Bocaditos coreanos de pollo

Uno de mis restaurantes favoritos de sushi en Luxemburgo (que hace mucho que no frecuento por el embarazo), tiene en su carta de entrantes unas deliciosas albóndigas coreanas hechas a base de pollo. Hace mucho tiempo que quiero probar a hacerlas en casa, y he encontrado una receta que, si bien no da exactamente el mismo resultado, se acerca bastante.

Lo bueno de las albóndigas es que, a pesar de que parecen poco “elegantes” para una cena de Navidad, podemos dejarlas hechas con antelación y hacerlas en su salsa justo antes de servirlas. Esta receta, además, incorpora un punto exótico a nuestra mesa pero gustará a las personas que no están cómodas con las mezclas de sabores poco convencionales de estas fiestas. Si hacéis una gran cantidad de albóndigas, podéis guardar parte en el congelador y utilizarlas para una sopa de inspiración asiática, parecida a la sopa Wan Tun.

He hecho algunas adaptaciones a la receta que he encontrado. Por un lado, mis albóndigas son de pollo. Además, no utilizo sal en la mezcla (ya que la salsa de soja me parece suficiente).

Si las queréis servir como en la imagen, os recomiendo que las hagáis bastante pequeñas, y si no encontráis brotes, podéis servirla en un cogollo pequeño de lechuga. Otras opciones pueden ser servirlas en pincho.

Bocaditos coreanos de pollo

    

December 17, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 25 mins
  • 20 mins

    25 mins

    45 mins

  • Produce: 15 albóndigas aprox. (según tamaño)

Ingredientes

Para las albóndigas

500 gr. de carne de pollo picada

2 cebolletas

La yema de un huevo

2 tbsp. (cucharadas) de maicena

1 diente de ajo mediano

1 tsp. (cucharadita) de jengibre fresco rallado

1 tbsp. (cucharada, 15 ml.) de salsa de soja

Para la salsa

3 tbsp. (cucharadas, 45 ml.) de salsa de soja

1 tbsp. (cucharada) de azúcar

2 tbsp. (cucharadas, 30 ml.) de miel

3 tbsp. (cucharadas, 45 ml.) de vinagre de arroz

3 tbsp. (cucharadas, 45 ml.) de agua

2 dientes de ajo, finamente laminados

1 trozo de jengibre pequeño, finamente laminado

OPCIONAL: Para la presentación

Brotes tiernos

Indicaciones

Picamos las dos cebolletas.

Picamos finamente el ajo.

En un cuenco mediano, mezclamos bien todos los ingredientes de las albóndigas. Cuando esté bien mezclado todo, probamos a formar una albóndiga. Si la mezcla está muy líquida o no mantiene la forma, podemos añadir más maicena (o harina, o pan rallado fino).

En un plato aparte colocamos más maicena (o harina si no tenemos maicena). Formamos las albóndigas y las rebozamos un poco.

Una vez nuestras albóndigas esté hechas, las doramos ligeramente en una sartén para sellarlas. No hace falta cocinarlas del todo, acabaremos de cocinarlas con la salsa.

Mezclamos todos los ingredientes de la salsa en un cuenco pequeño.

En una sartén amplia (que quepan todas las albóndigas o la mayoría de ellas), vertemos la mezcla de la salsa y calentamos a fuego medio durante 3 ó 4 minutos, hasta que la salsa se espese ligeramente.

Colocamos las albóndigas selladas y las cocinamos moviendo la sartén cada dos minutos para que se impregnen de la salsa por toda la superficie.

Servimos calientes.

Adaptado de lo que vi en Korean Bapsang

00:00

Receta: Gambas crujientes con mango

Para esta entrada del reto Navidades 2015 os presento unas gambas crujientes con compota de mango. A diferencia de los vol-au-vents Thai, esta receta se toma templada o caliente (al menos las gambas). Las notas cítricas del mango junto con las especias de la compota refrescan el sabor de la gamba, es una combinación estupenda.

La opción que tenéis para preparar este aperitivo con antelación es dejar la compota de mango lista antes de tiempo y las gambas ya rebozadas, listas para freír. El tiempo de fritura es corto, de manera que no nos llevará mucho tiempo y podemos freírlas y montar la presentación en vasitos mientras los invitados toman otros aperitivos.

Cuando estaba pensando en posibles recetas para este reto, sabía que quería probar a utilizar el mango en alguna especie de salsa. Estuve buscando varias recetas por Internet pero ninguna terminaba de convencerme. Algunas tenían ingredientes demasiado complejos, otras se me antojaban aburridas. Al final me decidí por hacer yo misma esta compota, que en textura contrasta muy bien con el crujiente de las gambas. Si queréis elegir otro tipo de marisco para esta preparación os recomiendo que os decantéis por especies de gamba grandes (gambón, langostino, etc), ya que son más fáciles de manipular y de presentar de forma atractiva.

Aunque esta presentación es muy atractiva comprendo que puede ser un dolor de cabeza para muchos. Otras opciones más sencillas para presentar esta receta pueden ser:

  • Servir la compota en un cuenco a modo de ‘dip’, y las gambas enganchadas en el borde del cuenco.
  • Servir las gambas colocadas en una bandeja y con un bote de boquilla pequeña (o una cucharilla y mucho cuidado), esparcir un poquito de compota por encima.

Gambas crujientes con mango

    

December 10, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 30 mins
  • 20 mins

    30 mins

    50 mins

  • Produce: 6 vasitos

Ingredientes

Para la presentación de la foto

Vasitos de chupito o similar

Palillos largos/brochetas

Para la compota de mango

235 gr. de mango

El zumo de una lima (o el zumo de 1/2 limón)

1 tbsp. (cucharada, 15 ml.) de miel

1 tsp. (cucharadita) de jengibre en polvo

1 tsp. (cucharadita) de comino molido

Para las gambas

6 gambas tigre (o gambones, o langostinos)

30 gr. de panko (pan rallado grueso)

25 gr. de cebolla frita crujiente

2 tbsp. (cucharadas) de coco rallado

20 gr. de harina

90 ml. de agua

Aceite de girasol para freír

Indicaciones

Empezamos con la compota de mango. Para ello, troceamos en cubos medianos el mango.

Colocamos el mango troceado en un cazo pequeño, junto con el zumo de lima y la miel, a fuego medio. Dejamos que se cueza todo durante 10 minutos

Mientras tanto, preparamos las gambas. Si quieres hacer la presentación de la foto, ensarta las gambas en palitos de pincho.

A continuación, con un tenedor mezclamos la harina con el agua hasta formar una pasta espesa pero fluida.

En una mini-pymer o procesador de alimentos, juntamos el panko, la cebolla crujiente y el coco rallado. Pulsamos un par de veces o tres y colocamos en un plato amplio.

Pasamos las gambas ensartadas por la mezcla de harina y agua.

Después la pasamos por la mezcla de panko, cebolla y coco, y la colocamos ya rebozada en un plato aparte. Repetimos con todas las gambas los dos últimos pasos.

Cuando el mango se haya ablandado y se empiece a formar una pasta, añadimos el jengibre y el comino al cazo y mezclamos bien.

Después ponemos todo en el vaso de una batidora y trituramos hasta lograr una pasta homogénea. Dejamos enfriar aparte.

¡ATENCIÓN!: Si estás preparando esta receta con antelación, puedes refrigerar ahora lo que has elaborado (la compota y las gambas ya rebozadas pero sin freír)

En una sartén calentamos a fuego fuerte abundante aceite de girasol.

Cuando el aceite esté muy caliente, y con cuidado, colocamos las gambas, dejando que el palito sobresalga por fuera (si es muy largo, podemos apoyarlo en el borde de la sartén, si es corto, es conveniente sujetarlo con pinzas de cocina). Cocinamos las gambas unos 2 minutos por unidad.

Para servir las gambas como en la foto, colocamos una cucharada de compota de mango en el fondo del vaso, y sobre ella, las gambas con su palillo.

Servimos mientras las gambas estén calientes.

00:00

Receta: Huevos rellenos de cheddar y bacon

Para la propuesta de aperitivo de hoy traigo un clásico de la cocina más castiza: huevos rellenos, en este caso de cheddar y bacon. Lo bueno de esta receta es lo sabrosa que queda, y además seguro que gusta tanto a los adultos como a los niños. La podemos dejar preparada con antelación y refrigerada, así que al igual que los vol-au-vents Thai, es una opción genial si queremos tener algo preparado para luego dedicarnos a cocinar cosas más contundentes o a atender a nuestros invitados.

A la receta original, citada más abajo, le he hecho algunos cambios. Por un lado, utilizo algo más de cheddar, y el bacon es ahumado. Esto hace que luego prescinda de la sal y la pimienta. También utilizo más eneldo y más mayonesa y en lugar de cebolleta (más difícil de encontrar en invierno) utilizo cebollino fresco. Al utilizar cebollino y eneldo, me ahorro el perejil. 

En cualquier caso, el resultado es delicioso y los sabores muy comunes, de manera que gustará a aquellos invitados con paladares menos acostumbrados a las combinaciones extrañas. Si os sobra parte de la mezcla de relleno, sobre biscotti o mini tostas queda muy bien, y si no, también es un relleno estupendo para un sandwich.

Huevos rellenos de cheddar y bacon

    

December 8, 2015

  • Preparación: 30 mins
  • Cocinado: 20 mins
  • 30 mins

    20 mins

    50 mins

  • Produce: 12 unidades

Ingredientes

6 huevos XL

4 lonchas finas de bacon ahumado

20 gr. de cheddar

Unas ramitas de eneldo fresco

Unas ramitas de cebollino fresco

2 tbsp. (cucharadas, 30 ml.) de mayonesa

1 pizca de pimentón dulce

Indicaciones

Colocamos los huevos en un cazo amplio con agua fría y los ponemos a fuego fuerte. Una vez el agua rompa a hervir, cocemos los huevos durante 3 minutos

Después, en otro fogón, colocamos las cuatro lonchas de bacon a fuego medio-bajo, de esta forma no se rizarán.

Mientras tanto, rallamos el cheddar.

Picamos el eneldo.

Picamos el cebollino.

Cuando hayan pasado los 3 minutos de cocción del huevo, apagamos el fuego y dejamos los huevos dentro del agua durante 8 minutos

Una vez pasado ese tiempo, sacamos los huevos del agua y los ponemos en un colador, los enfriamos con agua fría durante un minuto y dejamos que acaben de enfriarse en el colador.

Cuando el bacon esté listo, tostado y crujiente, lo sacamos de la sartén y lo colocamos sobre una hoja de papel de cocina, y con otra lo presionamos para sacarle el exceso de grasa.

Una vez seco de grasa, lo cortamos en trozos pequeños con unas tijeras de cocina o lo desmigamos con las manos, dependiendo de lo gordas que sean las lonchas.

Para entonces los huevos se habrán enfriado bastante. Los colocamos de nuevo bajo el grifo de agua fría y los pelamos, de esa forma saldrá mejor la cáscara y hay menos riesgo de romperlos.

Cortamos los huevos longitudinalmente.

Sacamos con cuidado la yema. Si no sale fácilmente podemos intentar sacarla con una cucharilla de café. Colocamos la yema en un cuenco mediano, y repetimos este paso y el anterior con todos los huevos.

Machacamos todas las yemas de los huevos con un tenedor.

Agregamos a las yemas el cheddar, las hierbas picadas y el bacon en trocitos. Mezclamos.

Agregamos la mayonesa y volvemos a mezclar (la mezcla se pegará bastante).

Por último, con una cucharilla de café rellenamos los huevos.

ATENCIÓN: si estás preparando esta receta con antelación, puedes refrigerar ahora los huevos ya montados.

Colocamos los huevos en el plato de nuestra elección y espolvoreamos un poco de pimentón dulce por encima. Servimos.

Adaptado de lo que vi en L'Exquisit

00:00