recetas con fruta

Receta: Ensalada de melón con jamón y burrata

Aquí en Luxemburgo hay una frutería-verdulería en la zona de la estación de trenes de la ciudad que trae unas cosas riquísimas. Es más bien de ultramarinos, porque también puedes encontrar especias, conservas, frutos secos, etc. No solemos ir con toda la frecuencia que quisiéramos porque nos pilla un poco a desmano, pero cuando coincide que vamos por la zona a buscar algo o a alguna cita médica, enseguida hacemos parada allí para cargar las arcas.

En esta ocasión, habíamos ido adrede para ver si tenían flores secas pequeñas, algo que tengo curiosidad por utilizar y que puede dar color a mis platos. Cuando ya iba a pagar se cruzó en mi camino El Melón. Esposo™ cogió un trocito que había ofrecido en el mostrador de melón francés, o melón Charentais como le llaman aquí, y no hacía más que decirme que lo probara, que estaba riquísimo, que si nos íbamos a llevar uno… Al final accedí y lo probé.

Ensalada melón con jamón y menta1

Y desde entonces decidí llamarlo El Melón. Estaba bien dulce pero sin llegar a empalagar, y los melones cerrados que habían al lado desprendían un suave aroma acaramelado, señal inequívoca de que estaban en el punto ideal de madurez. Cuando llevé el melón a caja, me dijeron que había una oferta de 2 por 1, y claro, sin pensarlo dos veces cogimos otro. Así que luego tenía que hacer algo con El Melón, además de comérmelo a bocados como si fuera maná del cielo disfrutarlo en formato de postre.

Busqué entre las revistas de recetas que tengo amontonadas por casa y encontré esta receta del año pasado. Se trata de una  reinvención del clásico castizo de melón con jamón. En realidad, la receta que encontré era, exactamente, melón con jamón y menta, que queda bastante fresca y ligera, pero para mi gusto le faltaba un matiz más de textura, y ahí fue cuando se me ocurrió incluir la burrata, un queso italiano parecido a la mozzarella, fresco y de sabor suave que puede combinarse de muchas formas. Generalmente en ensaladas da muy buenos resultados, especialmente aquellas de sabores marcados. Si no encontráis burrata, otra opción es requesón, queso fresco o mozzarella, es decir, cualquier queso suave y fresco. También se puede recurrir al feta, mucho más salado, pero que realzará más aún la dulzura del melón, aunque en ese caso recomiendo reducir un poco la cantidad de jamón.

Ensalada melón con jamón y menta3

En la vinagreta he aprovechado para utilizar la miel que obtuvimos en Sterpenich. La probé y tuve que contenerme para no estar metiendo el dedazo en el bote, cual Yogui desesperado. Es bastante fina de sabor, así que a esta vinagreta le quedaba genial, más aún teniendo en cuenta que ya utilizaba vinagre de Módena, que tiene un punto dulce. El resultado fue bastante satisfactorio: un plato fresco y rápido de preparar, sin necesidad de fogones y con contrastes de sabores y texturas.

¿De qué formas tomáis vosotros el melón con jamón? ¿Os gustan las ensaladas que incorporan fruta de temporada? Contádmelo en los comentarios, por Twitter o por Facebook

Ensalada de melón con jamón y menta

  ,   

July 8, 2017

  • Preparación: 20 mins
  • 20 mins

    20 mins

  • Produce: 2 raciones generosas

Ingredientes

1 melón francés

7 cortadas de jamón serrano, ibérico, prosciutto crudo o similar

1 tomate corazón de buey grande

1 pieza de queso burrata (en su defecto, mozzarella)

Unas hojas de menta

45 ml. aceite de oliva virgen

15 ml. vinagre de Módena o vinagre de vino tinto

1 tsp. (5 ml.) de miel

Sal

Indicaciones

Lavamos el tomate y lo troceamos en cubos.

Pelamos el melón francés y lo troceamos en cubos del mismo tamaño que los del tomate.

Picamos las hojas de menta.

Preparamos la vinagreta emulsionando el aceite, el vinagre, la miel y una pizca de sal.

Disponemos en un plato el queso burrata en el centro, y alrededor el tomate y el melón.

Colocamos el jamón a nuestro gusto entre los trozos de tomate y melón.

Vertemos la vinagreta y la menta por encima y servimos acompañado de unas cortadas de pan.

Adaptado de lo que vi en la revista 'BBC Good Food' (Julio 2016)

00:00

Receta: Tartaletas de mascarpone y fresas

Pocas cosas hay en este mundo que griten “¡Ya llega el buen tiempo!” como una caja de fresas.

Aunque ahora se pueden disfrutar prácticamente todo el año (eso sí, a precios prohibitivos), las fresas son el emblema de la primavera y del principio del verano. A mí me resulta una fruta muy práctica porque se pueden incluir con facilidad en desayunos (incluyendo en tostadas), en postres (por ejemplo con chocolate) y he visto por ahí que también en ensaladas, aunque todavía no me he aventurado por esos terrenos.

Continue Reading “Receta: Tartaletas de mascarpone y fresas”

Receta: Mousse de chocolate y crema de naranja

A lo largo del reto Navidades 2015 os he ido enseñando unas cuantas ideas para aperitivos y entrantes que podéis elaborar estas fiestas. Sin embargo, todavía no os había enseñado ningún postre. Con esta mousse de chocolate y crema de naranja seguro que vuestros invitados quedan encantados.

Está basada en una receta que ya hice este verano, y que nos gustó bastante. En este caso, el proceso para hacer la mousse es el mismo, pero la crema de mascarpone y naranja es de invención propia. Si os gusta mucho el sabor de la naranja y el contraste con el chocolate, debo avisaros de que la crema de naranja tiene un sabor bastante suave, si queréis que tenga más sabor podéis añadir más zumo, aunque posiblemente luego haya que batir la mezcla final durante más tiempo para que se monte. Yo no soy muy fan de la combinación naranja-chocolate, por lo que el resultado me pareció ideal.

Aunque es un postre de elaboración compleja, podemos hacer la mousse de chocolate el día antes de recibir a nuestros invitados, ya que la crema de mascarpone y naranja se puede tener lista en 15-20 minutos (menos si tenéis varillas eléctricas o algo similar). La mousse es bastante pesada, por lo que considero que es más acertado servirla en vasitos pequeños, para luego dejar sitio para el turrón y los polvorones.

Mousse de chocolate y crema de naranja

    

December 15, 2015

  • Preparación: 1 hr
  • Cocinado: 30 mins
  • 1 hr

    30 mins

    1 hr 30 mins

  • Produce: 5-6 vasitos de mousse

Ingredientes

Para la mousse

5 huevos (L), claras y yemas separadas

200 gr. de chocolate negro para derretir

2 tbsp. (cucharadas, 30 gr) de azúcar fina

Para la crema de naranja

El zumo de una naranja y 1/2

La ralladura de una naranja

85 gr. de mascarpone

2 tbsp. (cucharadas) de azúcar fina

200 ml. de nata líquida (35-36% grasa)

1 tsp. (cucharadita) de esencia de azahar

Indicaciones

Empezamos por la mousse. Troceamos los 200 gr. de chocolate.

En un recipiente apto para calor colocamos el chocolate para derretirlo al baño. Es importante que no entre NADA de agua en el chocolate, por lo que lo ideal es que el recipiente que escojamos no deje resquicios y NO llenar el cazo con mucha agua.

Cuando el chocolate esté casi derretido, incorporamos los 30 gr. de azúcar y removemos bien para integrarla, a la vez que el chocolate acaba de derretirse completamente.

Una vez el chocolate esté completamente derretido, lo apartamos del fuego y dejamos que se enfríe durante unos minutos.

Cuando el chocolate se haya temperado un poco, vamos agregando una a una las cinco yemas de huevo, mezclándolas bien cada vez.

Por otro lado, montamos las claras a punto de nieve (puntas firmes).

Para mezclar las claras y la masa de chocolate, utilizamos una espátula y lo integramos todo con movimientos envolventes.

Colocamos la mousse de chocolate en los recipientes de nuestra elección, tapamos con papel film y dejamos enfriar en la nevera durante al menos cuatro horas (se pueden dejar de un día para otro).

Para la crema de naranja, mezclamos bien el mascarpone, el zumo de naranja, la esencia de azahar y la ralladura de naranja.

Una vez mezclado, añadimos la nata (mejor si está fría o muy fría) y batimos todo hasta que se espese un poco.

A continuación, incorporamos las 2 tbsp. de azúcar fina y terminamos de montar la mezcla.

Colocamos la crema de naranja en una manga pastelera y la distribuimos sobre los vasitos de mousse. Servimos al momento o refrigeramos hasta la hora de servirlo.

En los tiempos de preparación y cocinado NO se cuenta el tiempo de enfriado de la mousse.

00:00

Receta: Gambas crujientes con mango

Para esta entrada del reto Navidades 2015 os presento unas gambas crujientes con compota de mango. A diferencia de los vol-au-vents Thai, esta receta se toma templada o caliente (al menos las gambas). Las notas cítricas del mango junto con las especias de la compota refrescan el sabor de la gamba, es una combinación estupenda.

La opción que tenéis para preparar este aperitivo con antelación es dejar la compota de mango lista antes de tiempo y las gambas ya rebozadas, listas para freír. El tiempo de fritura es corto, de manera que no nos llevará mucho tiempo y podemos freírlas y montar la presentación en vasitos mientras los invitados toman otros aperitivos.

Cuando estaba pensando en posibles recetas para este reto, sabía que quería probar a utilizar el mango en alguna especie de salsa. Estuve buscando varias recetas por Internet pero ninguna terminaba de convencerme. Algunas tenían ingredientes demasiado complejos, otras se me antojaban aburridas. Al final me decidí por hacer yo misma esta compota, que en textura contrasta muy bien con el crujiente de las gambas. Si queréis elegir otro tipo de marisco para esta preparación os recomiendo que os decantéis por especies de gamba grandes (gambón, langostino, etc), ya que son más fáciles de manipular y de presentar de forma atractiva.

Aunque esta presentación es muy atractiva comprendo que puede ser un dolor de cabeza para muchos. Otras opciones más sencillas para presentar esta receta pueden ser:

  • Servir la compota en un cuenco a modo de ‘dip’, y las gambas enganchadas en el borde del cuenco.
  • Servir las gambas colocadas en una bandeja y con un bote de boquilla pequeña (o una cucharilla y mucho cuidado), esparcir un poquito de compota por encima.

Gambas crujientes con mango

    

December 10, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 30 mins
  • 20 mins

    30 mins

    50 mins

  • Produce: 6 vasitos

Ingredientes

Para la presentación de la foto

Vasitos de chupito o similar

Palillos largos/brochetas

Para la compota de mango

235 gr. de mango

El zumo de una lima (o el zumo de 1/2 limón)

1 tbsp. (cucharada, 15 ml.) de miel

1 tsp. (cucharadita) de jengibre en polvo

1 tsp. (cucharadita) de comino molido

Para las gambas

6 gambas tigre (o gambones, o langostinos)

30 gr. de panko (pan rallado grueso)

25 gr. de cebolla frita crujiente

2 tbsp. (cucharadas) de coco rallado

20 gr. de harina

90 ml. de agua

Aceite de girasol para freír

Indicaciones

Empezamos con la compota de mango. Para ello, troceamos en cubos medianos el mango.

Colocamos el mango troceado en un cazo pequeño, junto con el zumo de lima y la miel, a fuego medio. Dejamos que se cueza todo durante 10 minutos

Mientras tanto, preparamos las gambas. Si quieres hacer la presentación de la foto, ensarta las gambas en palitos de pincho.

A continuación, con un tenedor mezclamos la harina con el agua hasta formar una pasta espesa pero fluida.

En una mini-pymer o procesador de alimentos, juntamos el panko, la cebolla crujiente y el coco rallado. Pulsamos un par de veces o tres y colocamos en un plato amplio.

Pasamos las gambas ensartadas por la mezcla de harina y agua.

Después la pasamos por la mezcla de panko, cebolla y coco, y la colocamos ya rebozada en un plato aparte. Repetimos con todas las gambas los dos últimos pasos.

Cuando el mango se haya ablandado y se empiece a formar una pasta, añadimos el jengibre y el comino al cazo y mezclamos bien.

Después ponemos todo en el vaso de una batidora y trituramos hasta lograr una pasta homogénea. Dejamos enfriar aparte.

¡ATENCIÓN!: Si estás preparando esta receta con antelación, puedes refrigerar ahora lo que has elaborado (la compota y las gambas ya rebozadas pero sin freír)

En una sartén calentamos a fuego fuerte abundante aceite de girasol.

Cuando el aceite esté muy caliente, y con cuidado, colocamos las gambas, dejando que el palito sobresalga por fuera (si es muy largo, podemos apoyarlo en el borde de la sartén, si es corto, es conveniente sujetarlo con pinzas de cocina). Cocinamos las gambas unos 2 minutos por unidad.

Para servir las gambas como en la foto, colocamos una cucharada de compota de mango en el fondo del vaso, y sobre ella, las gambas con su palillo.

Servimos mientras las gambas estén calientes.

00:00

Receta: Vol-au-vents Thai

¡Aquí llegamos con la primera receta del reto Navidades 2015! En esta ocasión os muestro unos vol-au-vents Thai, un aperitivo o entrante frío que combina el hojaldre más famoso de la gastronomía francesa con un relleno con reminiscencias de la cocina tailandesa, en la que los sabores dulces y picantes avivan el sabor del marisco y la fruta.

Para esta receta recomiendo utilizar un mango que esté maduro pero conserve firmeza, ya que así será más fácil trabajar con él (tanto para el relleno como para posibles decoraciones que queráis incorporar). Si os decantáis por gambas, utilizad unas de cocktail, si puede ser pre-cocidas, que no sean demasiado grandes y que tengan buen sabor. Para hacer una receta un poco más sofisticada, esta receta también funciona bien con langostinos, cangrejo o langosta, en definitiva, cualquier cosa que sea similar a las gambas.

Otra opción es servir la misma mezcla en vol-au-vents más pequeños, aunque en ese caso, prescindiendo de la decoración de la gamba en el borde (o usando gambas más pequeñas). Si no, en vol-au-vents grandes tenéis un entrante perfecto para dejar preparado con antelación si vuestra intención es servir después una comida o cena contundente, estos vol-au-vents quedan frescos y ligeros. Podemos dejar la mezcla del relleno preparada en la nevera y después rellenar los vol-au-vents unos minutos antes de servir, para así dedicar nuestro tiempo a elaborar platos más serios o para atender a nuestros invitados.

Vol-au-vent Thai

    ,

December 3, 2015

  • Preparación: 25 mins
  • 25 mins

    25 mins

  • Produce: 4 vol-au-vents

Ingredientes

4 vol-au-vents

1/2 Aguacate

75 gr. de mango

50 gr. de gambas cocktail (+ 8 gambas para decorar)

3 tbsp. (cucharadas, 45 ml) de mayonesa

El zumo de media lima

1/2 tsp. (cucharadita) de pimentón de la Vera

1/2 tsp. (cucharadita) de salsa sriracha

Indicaciones

Empezamos pelando y picando el medio aguacate en cubos pequeños. Lo colocamos en un cuenco mediano.

A continuación, picamos el mango también en cubos pequeños. Lo agregamos al cuenco donde tenemos el aguacate.

Picamos las gambas de cocktail en trocitos pequeños.

Agregamos las gambas al cuenco donde está el resto de la fruta y lo mezclamos todo.

En un recipiente aparte, mezclamos con un tenedor la mayonesa, el pimentón de la Vera, la sriracha y el zumo de lima.

Vertemos la salsa ya mezclada sobre el mango, el aguacate y las gambas picadas. Mezclamos todo con cuidado para que no se deshaga el aguacate.

¡ATENCIÓN!: si estás preparando esta receta con antelación, para en este punto, tapa la mezcla y refrigérala hasta unos minutos antes de servir.

Cogemos nuestros vol-au-vents, y con un cuchillo pequeño con punta y bien afilado, retiramos un poco de la "tapa" del vol-au-vent para tener espacio para el relleno. No hace falta quitarlo todo.

Colocamos dos gambas enganchadas al borde de cada vol-au-vent.

Con una cuchara y mucho cuidado, rellenamos los vol-au-vents con la mezcla que reservamos anteriormente. Servimos.

00:00

Receta: Quesadillas hawaianas

Hacía mucho tiempo que no os traía al blog una receta de quesadillas, a pesar de que en casa la de pollo, manzana y cheddar es una de nuestras recetas favoritas de todos los tiempos.

Lo mejor de las quesadillas es que son sencillas de hacer y además gustan a todo el mundo: queso fundido con varios ingredientes envueltos en una tortilla. Eso es esencialmente una quesadilla. Además permiten un alto grado de personalización, no sólo de ingredientes, también se puede experimentar con distintas combinaciones de quesos.

Mientras buscaba recetas para inspirarme y volver poco a poco a mi rutina cocinera, me topé con esta receta de quesadillas hawaianas y la verdad es que me conquistó sin mucho esfuerzo. La única modificación que hago respecto a la receta original es prescindir del cilantro y los jalapeños, pero si os gustan, podéis incluirlos (aunque quizá convendría en ese caso utilizar tortillas grandes).

Receta ideal para las noches de ver películas o series, aunque con cuidado, porque la piña suelta un poco de agua y puede darnos algún disgusto.

Quesadillas hawaianas

  ,   

September 12, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 40 mins
  • 20 mins

    40 mins

    1 hr

  • Produce: 10 porciones

Ingredientes

5 tortillas de trigo, tienen que ser del diámetro de la sartén que utilicéis.

300 gr. de mozzarella rallada

150 gr. de piña natural, cortada en trocitos

140 gr. de bacon ahumado en taquitos

140 gr. de jamón York en taquitos

Salsa barbacoa de tu elección

Indicaciones

Empezamos sofriendo el bacon ahumado en una sartén a fuego medio.

Cuando el bacon esté ligeramente dorado (2 ó 3 minutos), añadimos los taquitos de jamón York y rehogamos todo junto durante 4 ó 5 minutos, hasta que el bacon esté cocinado (pero no muy tostado).

Reservamos todo junto en un cuenco, fuera del fuego.

En una sartén distinta y con antiadherente, a fuego medio-alto, calentamos una tortilla, basta con esperar a que la tortilla esté templada tirando a caliente (no esperéis mucho porque se os tostará y luego será difícil doblarla).

Ponemos mozzarella rallada en una mitad de la tortilla, con cuidado de no arrimarla demasiado al borde de la tortilla (cuando se derrita, se "expandirá")

Cuando la mozzarella esté medio derretida, colocamos un poco de la mezcla de bacon y jamón york encima.

Acabamos con unos trocitos de piña (no demasiada, sino soltará mucha agua) y un poco de salsa barbacoa.

Ponemos otro poquito de mozzarella encima de la salsa barbacoa y cerramos la tortilla doblándola sobre sí misma.

Le damos la vuelta a la quesadilla doblada para que se funda un poco la mozzarella de la parte superior.

Sacamos la quesadilla de la sartén y con un cuchillo la cortamos por la mitad, para obtener dos porciones triangulares.

Repetimos los siete pasos anteriores hasta agotar la mezcla de las quesadillas. Mientras vamos cocinando las quesadillas, podemos dejar las que ya estén listas en un plato en el horno a 50ºC, para que no se enfríen demasiado.

Adaptado de lo que vi en Closet Cooking

00:00

Receta: Ensalada de cuscús y mango

Una cosa rara de este verano ha sido que prácticamente no he utilizado el mango. Y es raro porque, aparte de que me gusta, el mango es una de esas frutas que grita “¡VERANO!”: es dulce, fresco y jugoso, todo lo que le pedimos a otras frutas de la temporada.

El caso es que el otro día en mi cuenta de Twitter alguien retwitteó una receta para una ensalada muy sencilla de cuscús y mango, que es en la que me inspiro para esta opción que os pongo aquí (y que podéis ver citada más abajo). Al verla me di cuenta de los pocos platos con mango que he hecho este verano, y eso que es una fruta muy versátil que combina sorprendentemente bien en platos de lo más variopintos, desde postres hasta ensaladas y, como ya habéis visto en el blog, wraps.

A la receta original simplemente le he añadido diversos ingredientes para hacerla más completa y en el aliño, además de utilizar menos aceite, he añadido un poco de lima, para crear un contraste de ácido y dulce en el conjunto. La verdad es que salieron dos raciones bastante grandes de ensalada, pero nos la comimos encantados porque está muy rica y es muy agradable el contraste del dulce del mango y las pasas con otras cosas más neutras o saladas.

Ensalada de cuscús y mango

  ,

September 8, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • 20 mins

    20 mins

  • Produce: 2 raciones grandes

Ingredientes

1 cup (200 gr. aprox.) de cuscús

200 gr. de col

2 zanahorias

100 gr. de garbanzos en conserva (peso escurrido)

50 gr. de pasas

1/2 pepino

1/2 mango

30 ml. de aceite de oliva

El zumo de media lima

Unas hojas de menta

Indicaciones

Empezamos por cocer el cuscús siguiendo las instrucciones del fabricante. Una vez listo, lo removemos con un tenedor y lo dejamos enfriar.

Mientras el cuscús se enfría, cortamos las verduras. Empezamos por la col.

Vaciamos el medio pepino de semillas con una cucharilla y lo cortamos en cubos pequeños.

Rallamos las dos zanahorias.

Pelamos el mango y lo cortamos en dados. El medio que sobra lo podemos guardar para smoothies y zumos.

Juntamos las verduras y frutas que hemos cortado con las pasas y los garbanzos en una ensaladera.

En un procesador o mini-pymer, pulsamos varias veces las hojas de menta para picarlas.

Añadimos los 30 ml. de aceite y el zumo de media lima, y pulsamos de nuevo para emulsionar la mezcla.

Vertemos la emulsión de aceite, lima y menta sobre las frutas y verduras. Removemos bien (o tapamos y agitamos)

Podemos mezclarlo todo con el cuscús y servir o servir ambas cosas separadas, al gusto de cada uno.

Adaptado de lo que vi en Objetivo Bienestar

00:00

Receta: Wrap de atún y mango

Ya sabéis que me encantan los wraps: de salmón ahumado y huevo, de pollo marinado, de hummus y verduras… Me parecen una opción genial para el verano, ya que muchos no requieren que nos acerquemos a los fogones y los podemos refrigerar para consumirlos fríos más tarde. Son además geniales para introducir una variación respecto a las ensaladas, que son las protagonistas veraniegas pero que pueden llegar a aburrirnos.

Esta combinación se me ocurrió enfrente de uno de esos buffets giratorios de sushi. La combinación de atún especiado con curry y mango no es extraña en estos sitios, y siempre me maravilla lo bien que combinan. La última vez que lo comí, me dije que tenía que usar esta combinación en casa de alguna forma, y cómo no, este wrap de atún y mango es el resultado.

Además del atún y el mango, he añadido zanahoria para darle un punto crujiente, cebolleta para avivar un poco el atún y que no resultara demasiado monótono y por último unas hojas de espinacas, que aportan el toque verde y sustituyen a la clásica lechuga de estas combinaciones. Al final tenemos un wrap cargado de vitaminas y minerales, algo que en verano se agradece mucho debido a la cantidad de estos que expulsamos a través del sudor (como ya os he explicado en alguna ocasión, no hacemos reserva de muchas vitaminas y tampoco las producimos, sino que las tenemos que consumir diariamente).

Wrap de atún y mango

    

July 25, 2015

  • Preparación: 15 mins
  • 15 mins

    15 mins

  • Produce: 2 wraps, cuatro mitades.

Ingredientes

160 gr. de atún en lata (peso escurrido)

1/2 mango

1 zanahoria, rallada

2 cebolletas, sólo la parte blanca y verde claro.

Unas hojas de espinacas baby.

50 ml. de mayonesa

1 tsp. (cucharadita) de garam masala

1 tsp. (cucharadita) de cúrcuma

OPCIONAL: Unas gotas de sriracha

Indicaciones

En un procesador o mini-pymer, picamos ligeramente las dos cebolletas.

Agregamos el atún y pulsamos un par de veces hasta que se ha picado todo.

En un cuenco pequeño, mezclamos con un tenedor la mayonesa, el garam masala, la cúrcuma y, si lo deseamos unas gotitas de sriracha.

Quedará una pasta amarillo oscuro.

En otro cuenco aparte, vertemos la salsa a base de mayonesa sobre el atún y la cebolleta y mezclamos bien.

Laminamos finamente el mango (preferentemente con una mandolina)

Calentamos ligeramente nuestros wraps/tortillas para que ganen un poco de flexibilidad.

En el centro, esparcimos un poco de la mezcla de atún.

Encima colocamos un poco de mango laminado.

Sobre el mango, agregamos un poco de zanahoria rallada.

Acabamos con unas hojas de espinacas.

Cerramos y enrollamos apretando un poco. Cortamos en diagonal por la mitad y servimos.

00:00

Receta: Limonada de sandía

Ahora que el verano está en pleno apogeo y está trayendo muchas jornadas calurosas, apetece más que nunca una limonada bien fría. En la receta de hoy os propongo actualizar vuestra receta de limonada añadiéndole un poco de sandía, una de las frutas estrella de la temporada.

No os conté en la entrada del jueves pasado que, mientras estaba en EEUU me rompí el pulgar de la mano izquierda, justo la primera mañana que pasamos fuera de Nueva York. Y claro, el dedo tiene que estar entablillado hasta el 3 de agosto, así que me resulta imposible hacer recetas muy complicadas (todas las que incluyen masa, por ejemplo). Afortunadamente estamos en verano y apetece poco pasar mucho tiempo cocinando.

Esta receta tan sencilla y apetecible se me ocurrió, precisamente, en el viaje por EEUU. En una de las cadenas de comida rápida a la que fuimos hacían una limonada con sandía que me encantó, con el mismo formato que os enseño aquí: sirope + hielo + limonada + decoración de sandía. Por supuesto, no me dieron la receta, pero he estado maquinando hasta que he encontrado algo similar, aunque mucho más natural y sin ningún tipo de edulcorante artificial. El sirope me ha quedado más oscuro y no de un rojo vivo, pero deduzco que eso se debe a que el mío está realmente hecho con sandía y no con sucedáneos. Si os gustaría un color más rojo, podéis utilizar colorantes.

Curiosamente, es posible en mi limonada notar el sabor de la sandía a la vez que el del limón, y juntos crean una combinación refrescante y muy apetecible para las calurosas tardes veraniegas.

Limonada de sandía

    

July 18, 2015

  • Preparación: 25 mins
  • Cocinado: 2 hrs
  • 25 mins

    2 hrs

    2 hrs 25 mins

  • Produce: 800 ml. de limonada (aprox.)

Ingredientes

Para la limonada

5 limones medianos

500 ml. de agua

2 tbsp. (cucharadas, 30 gr.) de azúcar fina

Para el sirope de sandía

300 gr. de pulpa de sandía

200 gr. de azúcar de caña

Opcional

Sandía troceada, para decorar

Indicaciones

Empezamos preparando la limonada para que le dé tiempo a enfriarse. Exprimimos los 5 limones.

Después de exprimirlos, recomiendo colar el zumo para que no queden trozos de pulpa. Simplemente lo volcamos en la jarra que deseemos utilizando un colador fino, si se atora y no cae zumo, basta con remover con una cucharilla la pulpa de dentro del colador para que deje pasar el zumo.

Añadimos los 500 ml. de agua a la jarra con el zumo de limón y removemos.

A continuación, añadimos las dos 'tablespoons' de azúcar y removemos de nuevo para disolver el azúcar.

Por último tapamos nuestra limonada, y la dejamos enfriar en la nevera mientras hacemos el sirope. (Podéis no taparla, yo lo hago porque soy un poco maniática con los olores)

Para preparar el sirope, colocamos en un cazo mediano la sandía y el azúcar de caña. Lo ponemos a fuego fuerte hasta que la sandía empiece a soltar agua. No os preocupéis por las pepitas, luego se cuela todo y no queda ni una.

Cuando la sandía suelte agua y los trozos se hayan reducido, bajamos el fuego de intensidad, a fuego medio, y dejamos que se siga cociendo durante unos 10 minutos

La sandía no llegará a deshacerse completamente, por lo que recomiendo colar todo y quedarse con el jarabe resultante, que deberemos cocer otros 5 minutos. Queda un sirope de color caoba.

Dejamos que el sirope se enfríe. Podemos dejar que pierda temperatura durante un rato fuera de la nevera, y luego acabar de enfriarlo en la nevera.

Para nuestros vasos de limonada, empezamos poniendo medio dedo de sirope de sandía.

A continuación colocamos hielos.

Acabamos con una buena dosis de zumo de limón.

Decoramos con la sandía si lo deseamos y servimos acompañado de una cucharilla, para mezclar el sirope y la limonada.

En el tiempo de cocinado se cuenta el tiempo de enfriado adecuado para la limonada.

00:00