comida sana

Receta: Ensalada de zanahoria y garbanzos especiados

Antes de exámenes compré algunos libros de recetas por Internet que me parecieron interesantes. Luego llegaron exámenes y algunos se quedaron cogiendo polvo en la estantería porque tuve poco tiempo para mirarlos. Afortunadamente, con los exámenes ya casi olvidados, he vuelto a recuperar esos libros y ahora estoy haciendo bastantes recetas que encuentro en ellos y que me parecen interesantes.

Uno de esos libros fue Donna Hay. Fresh and Light. Reconozco que al principio me dejé llevar por la maravillosa fotografía gastronómica del libro (de William Meppem) más que por las recetas en sí, pero esta receta en concreto, la primera que probé, es genial. Me gusta mucho porque es muy sencilla de hacer: no quita tiempo, se puede dejar preparada con antelación para llevárnosla al trabajo, es simple sin ser sosa. Pero lo que más me ha llamado la atención ha sido la idea de tostar garbanzos con especias para darle un poco más de enjundia a la ensalada. Esa idea me ha inspirado y ya tengo en mente algunas creaciones interesantes para poner aquí. Me parece que puede ofrecer formas novedosas de tomar legumbres, más allá de potajes y guisos, que ahora en verano no apetecen mucho.

A la receta original le he hecho algunas modificaciones. Yo no incluyo menta, porque no tenía a mano, y además, utilizo queso feta en lugar de queso haloumi. El queso haloumi es más difícil de encontrar, y es virtualmente lo mismo que el feta: un queso de cabra u oveja, semiduro y en salmuera. El feta se puede encontrar en grandes superficies comerciales. Por otro lado, reduzco la cantidad de garbanzos, al hacer la ensalada para dos personas, pero aumento la cantidad de zanahorias, que me pareció que se quedaba bastante corto con tres zanahorias para dos personas.

Ensalada de zanahoria y garbanzos especiados

  , ,   

May 26, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 10 mins
  • 20 mins

    10 mins

    30 mins

  • Produce: 2 raciones

Ingredientes

Para los garbanzos

1 tbsp. (cucharada, 15 ml.) aceite de oliva virgen

1 tsp. (cucharadita) de comino molido

1 tsp. (cucharadita) de pimentón de la Vera

1 tsp. (cucharadita) de semillas de hinojo

1/2 tsp. (cucharadita) de sal en escamas (sal Maldon)

400 gr. de garbanzos en conserva

Para la ensalada

5 zanahorias medianas (2 ó 3 por persona), cortadas en juliana

Cilantro fresco, picado, al gusto (en mi caso, 2 tbsp./cucharadas)

50 gr. de feta desmenuzado

2 tbsp. (cucharadas, 30 ml.) de zumo de limón

1 tsp. (cucharadita, 5 ml.) de miel suave

1 tbsp. (cucharada, 15 ml.) de aceite de oliva

Indicaciones

Escurrimos bien los garbanzos. Los dejamos en un colador en la pila, soltando todo el líquido.

Calentamos la cucharada de aceite de oliva virgen en una sartén a fuego máximo. Añadimos las especias (comino, pimentón de la Vera, sal, semillas de hinojo), y removemos durante 2 minutos o hasta que la mezcla esté fragante.

Añadimos los garbanzos, y removemos mezclando con las especias durante 5 minutos, o hasta que estén bien cubiertos de la mezcla y algo tostados. Reservamos, apartándolo del calor.

En un cuenco o tupper con tapa, colocamos las zanahorias en juliana, el cilantro picado, el zumo de limón, la miel y una cucharada de aceite de oliva. Cerramos y agitamos para mezclar bien.

Para servirlo, colocamos la mezcla de zanahorias, garbanzos por encima y por último espolvoreamos el feta desmenuzado por encima de todo.

Adaptado de lo que vi en el libro 'Donna Hay. Fresh and Light' (ed. Hardie Grant Books, 2012)

00:00

Ensalada de brócoli y bacon

Receta: Ensalada agridulce de brócoli y bacon

Seguimos con el reto de esta semana de probar distintas recetas en las que el brócoli es el protagonista. La verdad es que cuando vi esta receta, a pesar de haber superado mi antibrocolitis infantilis, arrugué un poco la nariz. “¿Brócoli crudo?”, pensé.  Alguna vez antes lo había probado y no había quedado nada convencida. Sin embargo, sabiendo que la receta venía en un libro de Corriher (una autoridad en el mundo de la ciencia culinaria), decidí hacerle caso y el resultado ha sido magnífico. Una de las cosas que más me gustan de esta ensalada es que la podemos dejar preparada con antelación, así que se convierte en una opción ideal para dejar la comida del día siguiente lista, tanto si nos la llevamos a trabajar como si nos la tomamos en casa.

Por un lado, el aliño de la ensalada, azucarado y fresco a la vez, realza todo el conjunto pero muy especialmente al protagonista: el brócoli. Si quitáramos todos los componentes excepto éste y el aliño, el sabor nos recordaría mucho al del clásico coleslaw americano. Sin embargo, al añadirle el bacon y las pasas, ganamos un punto más de contraste, y esta ensalada se convierte en una aventura para nuestras papilas gustativas. Nada en esta receta está fuera de su sitio. Sorprendente, sencilla de hacer, barata y riquísima. Mi toque personal son los piñones, me pareció que la ensalada se podría beneficiar de la textura y el sabor de éstos. Otra opción que se me ocurre a toro pasado es agregar nueces en lugar de piñones, que también contrastan maravillosamente con el brócoli.

En casa la repetiremos con bastante frecuencia esta primavera, aprovechando que el brócoli está de temporada y que somos fans declarados del bacon (¿quién no?).

Ensalada agridulce de brócoli y bacon

  

March 17, 2015

  • Preparación: 30 mins
  • Cocinado: 15 mins
  • 30 mins

    15 mins

    45 mins

  • Produce: 2 raciones de ensalada

Ingredientes

Para la ensalada

1 pieza (ramillete) de brócoli

8 cortadas de bacon (preferentemente ahumado)

3 cebolletas (o una cebolla de una variedad MUY suave)

25 gr. de pasas

OPCIONAL: Piñones

Para el aliño agridulce

85 gr. de mayonesa

50 gr. de azúcar

1/2 tsp. (cucharadita) de sal

45 ml. de vinagre de manzana, DIVIDIDOS en tres cucharadas de unos 15 ml.

Indicaciones

Para preparar el aliño

En un cuenco mediano, mezcla la mayonesa y el azúcar.

Mezclar el azúcar y la mayonesa

Cuando estén integrados, agrega una cucharada (tbsp.) de vinagre de manzana. Lígalo todo muy bien.

Añadir vinagre de manzana

Tras ligar bien el vinagre, aplica otra cucharada y repite el proceso. Cuando hayas agotado las tres tbsp. de vinagre, te debería quedar una salsa de consistencia líquida y aspecto sedoso. Resérvala.

Mezclar bien el aliño

Para la ensalada

Trocea las "flores" del brócoli de forma que queden en trozos pequeños.

Una vez troceadas las flores, pela el tronco del ramo (asegúrate de hacerlo bien, porque si no puede resultar desagradable).

Aprovechar el tallo del brócoli

A continuación, pasa el tronco del brócoli por un rallador. Junta estas tiras con las flores que cortaste antes.

Rallar el tallo del brócoli

Trocea las cebolletas.

Cebolleta picada

En un cuenco o tupper grande con tapa, incorpora el brócoli y las cebolletas, y vierte por encima la vinagreta reservada (si se ha separado ligeramente basta con removerla un poco). Tapa el tupper y agítalo con todo dentro para que se mezcle bien. Reserva en la nevera.

Brócoli aliñado

NOTA: Puedes parar aquí y hacer el resto de la receta más tarde.

En una sartén en frío, coloca las tiras de bacon y cocínalas a fuego bajo. Conforme vayan cogiendo temperatura, puedes subir el fuego gradualmente. No lo hagas enseguida, porque el bacon saltará y además se te rizará. El objetivo es lograr que queden crujientes pero no se quemen.

Bacon friéndose

Una vez el bacon esté en el punto deseado, sácalo de la sartén y "sécalo" con papel de cocina para quitar el exceso de grasa. Luego desmenúzalo.

Bacon crujiente

Monta la ensalada sacando el brócoli de la nevera y esparciendo o mezclando con él los trocitos de bacon desmenuzado, las pasas y, opcionalmente, los piñones. Sirve.

Adaptado de lo que leí en 'CookWise' de Shirley O. Corriher

00:00

Receta: Ensalada de boniato y pecanas caramelizadas

Hace tiempo que vi esta receta de ensalada y tenía bastantes ganas de probarla porque sabía que iba a ser una ensalada poco convencional, y eso me gusta. Tengo cierta tendencia a aburrirme con facilidad de los platos de ensalada, por eso siempre intento buscar alguno que se salga de lo común.

Lo que más me gusta de la receta es el contraste entre el toque ligeramente picante del aliño y el dulzor del boniato y las pecanas caramelizadas. Me parece que es un buen candidato como entrante si tenemos invitados en la mesa, sobre todo si el plato de después no es pesado o muy elaborado. También se presta muy bien a ensalada para comer entre semana: el boniato y las pecanas se pueden dejar preparados con antelación, para que a la hora de hacer la ensalada, sólo tengamos que preocuparnos del aliño y de montarla en el plato. Como todas las ensaladas, admite un buen grado de variación. En lugar de canónigos, se puede utilizar espinaca fresca, o en lugar de nueces pecanas, se pueden utilizar nueces normales, avellanas o almendras.

En la receta original, el aliño lleva mantequilla de almendra, en lugar de mantequilla de cacahuete. Me parece que la mantequilla de cacahuete le da un puntito muy agradable, y además es más sencilla de encontrar que la de almendra. Además, la receta original utiliza nueces normales y azúcar blanco, es perfectamente válido y quizá más sencillo, pero yo me vi obligada a hacer el cambio por las circunstancias (no tenía nueces normales, pero sí unas pecanas, y tampoco tenía azúcar blanca, pero sí moreno). Por último, el kale, la variedad de lechuga/col que se utiliza en la receta original, es complicado de encontrar aquí, así que hice una sustitución por canónigos, mucho más sencillos de conseguir.

Canónigos con boniato y nueces caramelizadas
Canónigos con boniato y nueces caramelizadas

Ensalada de boniatos y pecanas caramelizadas

  ,

February 26, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 25 mins
  • 20 mins

    25 mins

    45 mins

  • Produce: 2 raciones

Ingredientes

Para la ensalada

200 gr. de canónigos

Boniato horneado (ver abajo)

Nueces caramelizadas (ver abajo)

Aliño (ver abajo)

Para el boniato

1 boniato lavado y troceado en cuadrados

2 ramitas de romero fresco, troceadas (o una cucharadita de romero seco)

2 ramitas de tomillo fresco, troceadas (o una cucharadita de tomillo seco)

15 ml. de aceite de oliva (1 tbsp.)

Para las nueces caramelizadas

50 gr. de nueces pecanas (o normales)

45 gr. de azúcar moreno

20 gr. de mantequilla sin sal

Para el aliño

40 gr. de mantequilla de cacahuete

15 ml. de aceite de oliva

45 ml. de zumo de naranja recién exprimido

1 tsp. de granos de mostaza, machacados

10 ml. de sirope de arce (o miel)

1 pellizco de sal (al gusto)

1 ajo pequeño machacado

Indicaciones

Para el boniato

En un cuenco con tapa o tupper, coloca el boniato troceado y reparte por encima el aceite de oliva, el tomillo, y el romero. Ciérralo bien, y agita para que todo se mezcle.

En una bandeja forrada con papel de horno, extiende el boniato, procurando que quede en una sola capa y bien repartido.

Boniatos preparados para asar

Hornea 20 minutos a 220ºC, o hasta que veas que puedes pinchar el boniato sin que oponga resistencia. Para conseguir un color tostado, hornéalo otros 5 minutos, subiendo la temperatura a 250ºC.

Boniatos asados

Saca del horno y deja que se enfríe.

Para las pecanas caramelizadas

En un cazo, derrite a fuego medio la mantequilla, y una vez esté derretida, incorpora el azúcar y las pecanas.

Sube un poco el fuego, y remueve hasta que el azúcar esté bien disuelta y se haya convertido en caramelo.

Caramelizar nueces

Sobre papel encerado, coloca las nueces y deja que se enfríen. Te recomiendo que cuando aún están CALIENTES con una cuchara y cuidado las separes unas de otras, porque al solidificarse el caramelo se pegarán.

Nueces pecanas caramelizadas

Para el aliño

En una mini-pymer, batidora, o similiar, coloca todos los ingredientes del aliño y bátelos bien juntos. Si notas que te ha quedado demasiado espeso de textura para tu gusto, añade un poco de agua y vuelve a batirlo/procesarlo bien.

Aliño de ensalada

Para montar la ensalada

En un plato, coloca los canónigos, luego los trozos de boniato, las nueces, y por último, derrama por encima parte del aliño. El resto lo puedes servir en la mesa para que cada comensal se lo aplique al gusto.

Adaptado de lo que vi en Pinch of Yum
Si te sobra un poco de boniato, es un acompañamiento ideal para carnes asadas y filetes.
Si te sobran nueces caramelizadas, troceadas sobre yogur griego con granola pueden aportar un toque dulce muy agradable para un desayuno.

00:00