Receta: Wok de cerdo con ciruelas

Ésta es una de esas recetas que a primera vista sorprenden mucho porque parece una combinación poco usual, aunque si lo pensáis bien, en muchos asados navideños se suelen utilizar ciruelas para acompañar carne. Las ciruelas combinan muy bien con el cerdo porque el toque dulce y ácido de la fruta aviva la textura correosa del cerdo, y ahora podemos encontrarlas en los supermercados porque empieza la temporada.

El punto decisivo de este plato está, precisamente, en cómo hagamos las ciruelas. Lo ideal es hacerlas en una superficie muy caliente a fuego fuerte, durante poco tiempo. Yo utilicé para esta receta una sartén de hierro fundido (y que ya he usado aquí y aquí), que tienen la cualidad de calentarse mucho en poco tiempo, como un wok, pero la sartén de hierro fundido puede utilizarse también en vitrocerámica, mientras que la sartén-wok corriente no. Aunque los platos wok se caracterizan por mezclar todos los ingredientes al final, en este caso creo que es recomendable no mezclar las ciruelas, y simplemente templarlas con todo cuando esté listo lo demás. Otro punto importante respecto a las ciruelas: preferiblemente utilizar ciruelas tersas y enteras, las maduras se desharán con mucha facilidad y son más difíciles de manipular.

A la receta original le he hecho pocas modificaciones. En lugar de utilizar salsa chili, utilizo sriracha. Por otro lado, en la salsa  para cocer todo, no utilizo “plum sauce” (como una especie de mermelada ligera de ciruelas), y reduzco la cantidad de agua. Realmente creo que ninguna de estas cosas era particularmente necesaria.

Wok de cerdo y ciruelas

    

May 30, 2015

  • Preparación: 45 mins
  • Cocinado: 15 mins
  • 45 mins

    15 mins

    1 hr

  • Produce: 3 raciones

Ingredientes

1 solomillo de 500 gr.

2 ciruelas rojas, cortadas en gajos

1 tbsp. (cucharada) de Maicena

2 tbsp. (cucharadas, 30 ml.) de salsa de soja

2 tbsp. (cucharadas, 30 ml.) de vino de Jerez

4 tsp. (cucharaditas, 15 gr.) de azúcar moreno

Una pizca de canela molida

Aceite de sésamo (para freír)

2 dientes de ajo, machacados/prensados

2 cebolletas, cortadas en rodajitas

1 tbsp. (cucharada, 15 ml.) de salsa hoisin

60 ml. de agua templada

1 tsp. (cucharadita, 5 ml.) de sriracha

Indicaciones

Limpiamos el solomillo de restos de grasa y piel.

Cortamos el solomillo en rodajas de aproximadamente 1 cm. de grosor.

Colocamos el solomillo en una fuente, preferiblemente en una pequeña donde dejemos todo el fondo cubierto por la carne, ya que así se marinará mejor.

Preparamos la marinada mezclando en un cuenco la maicena, la salsa de soja, el vino de Jerez, el azúcar moreno y la pizca de canela.

Extendemos la marinada sobre el cerdo colocado en la fuente, tapamos con papel film y refrigeramos en la nevera durante al menos 30 minutos.

Mientras el cerdo se marina, freímos los gajos de ciruelas. Calentamos en una sartén una cucharada aceite de sésamo, y cuando la sartén esté MUY caliente, colocamos con cuidado las ciruelas. El secreto es hacerlas poco tiempo (1 ó 2 minutos como máximo) a fuego muy fuerte, para que se tuesten pero conserven la textura interior. Reservamos.

Sacamos el cerdo de la nevera y lo colocamos al lado de la sartén/wok donde vamos a trabajar. NO descartéis el líquido de la marinada.

En la misma sartén donde hicimos las ciruelas, cocinamos el cerdo durante poco tiempo por cada cara, sólo queremos que se selle, no que se cocine por completo.

Una vez tengamos todo el cerdo listo, mezclamos el líquido de la marinada, el agua templada, la salsa hoisin, la sriracha, los ajos machacados y las cebolletas. Agregamos a la sartén donde freímos el cerdo y las ciruelas.

Rápidamente agregamos el cerdo a la sartén (las ciruelas no), y lo cocemos con el líquido de la salsa a fuego bajo, para que se termine de cocinar pero no se seque demasiado. Además así se espesará la salsa.

En el último minuto agregamos las ciruelas para que se templen un poco, procurando no remover demasiado, para evitar que se deshagan.

Servimos bien caliente, decorado con más cebolletas si queremos, y acompañado de arroz blanco.

Adaptado de lo que vi en el libro 'Ultimate Low Fat. Healthy cooking for you and your family' (Ed. Parragon, 2008)

00:00

2 comments

  1. Pilar

    A mi lo de las ciruelas no me resulta extraño. Y la receta da la impresión de ser muy sabrosa

    Reply

    1. Ana

      Tú sí que me entiendes ;)

      Reply

Leave a Reply