Receta: Rollitos de pollo con pasta

Para contrastar un poco con la facilidad de la receta que os puse el martes, hoy os traigo una idea algo más trabajosa, pero también muy sabrosa, y perfecta para las/los que cocináis para una familia. Se trata de un plato de pasta que va acompañado con un pollo bastante sabroso, es perfecto para niños y adultos.

Los rollitos son con diferencia la parte más complicada de la receta, no por el proceso en sí de montarlos, sino porque es difícil saber si están completamente cocinados sin abrirlos y cortarlos/pincharlos. Y ya sabemos que el pollo poco cocinado es una muy mala idea. Por esa razón, yo he aumentado el tiempo de cocción del pollo respecto a la receta original, ya que cuando corté el primer trozo me di cuenta de que le faltaba tiempo de cocción. Al respecto de eso, aunque en la receta aconsejan cocinarlo sobre el cazo de pasta cociéndose, yo os recomiendo encarecidamente que lo cocinéis aparte, ya que es muy difícil que se cocine bien si no es sobre una sartén u olla amplia, que además se pueda tapar. Tapar la sartén donde se están cocinando los rollos de pechuga también es vital.

Aparte de esos cambios estructurales, el otro cambio ha sido añadir un poco de orégano a la pasta, para alegrarla. A los que os gusten los platos salados o sabrosos, os recomiendo que apliquéis alguna especia o condimento, ya que la pasta es relativamente suave de sabor, a pesar de estar cocinada con tomates secos y alcaparras.

Rollitos de pollo con pasta

  ,   

May 28, 2015

  • Produce: 2 raciones

Ingredientes

Para el pollo

2 pechugas de pollo

15 gr. de hojas de albahaca fresca

15 gr. de avellanas (unas 6 ó 7 avellanas)

1 diente de ajo, machacado/prensado

Sal

Pimienta

Para la pasta

120 gr. de pasta de tu elección

20 gr. de tomates secos

1 tbsp. (cucharada, 15 ml.) de zumo de limón

1 tbsp. (cucharada, 15 ml.) de aceite de oliva virgen

1 tbsp. (cucharada) de alcaparras

30 gr. de olivas negras, picadas

Orégano, al gusto

Indicaciones

Empezamos preparando los rollitos de pollo. Si las pechugas son enteras, es preciso cortarlas a la mitad, abrirlas.

Envolvemos la pechuga ya abierta en papel film, y la golpeamos con un rodillo de cocina o una maza de carne, no demasiado, para que no se desmonte la pechuga. Reservamos la pechuga.

En un procesador, mini-pymer o similar, picamos juntas las hojas de albahaca y las avellanas.

Añadimos a la mezcla el ajo machacado, la sal y la pimienta, y volvemos a procesar.

Dividimos la mezcla en dos y extendemos sobre el centro de la pechuga.

Enrollamos la pechuga bien.

La envolvemos, apretando, en papel aluminio.

En una sartén/olla amplia, ponemos un colador o un cesto para cocinar al vapor, colocamos las pechugas envueltas, Y TAPAMOS BIEN (importante). Cocinamos al vapor unos 15-20 minutos.

Mientras tanto, hervimos la pasta siguiendo las instrucciones del paquete.

Una vez la pasta esté hervida, la colamos, la devolvemos al mismo cazo y fogón donde la cocimos, y con el fuego apagado o muy bajo, le añadimos el zumo de limón, el aceite de oliva virgen, los tomates secos, las alcaparras y las olivas negras. Mezclamos bien durante un par de minutos.

Una vez las pechugas estén hechas, las desenrollamos, y con cuidado y un cuchillo bien afilado las cortamos en rodajas de un dedo de grosor. Es mejor cortar presionando, de una vez, que serrar.

Por último, servimos la pasta, aderezamos con orégano si queremos, y colocamos encima de la pasta las rodajas. También podemos servir por separado.

Adaptado de lo que vi en el libro 'Ultimate Low Fat. Healthy Cooking for You and your Family' (ed. Parragon, 2008)

00:00

Leave a Reply