Receta: Muffins de limón y semillas de amapola

Quitando el helado, no soy muy fan de la repostería de limón, porque el sabor cítrico suele invadir y disfrazar el resto de ingredientes y a mí me gusta cuando se pueden apreciar sabores distintos en un plato. Sin embargo, cuando leí esta receta (en el libro New York. Cult Recipes), me dio la sensación de que éste no iba a ser el caso, y no me equivoqué. Los muffins de esta receta salen suaves, aunque se puede apreciar el toque del limón.

A la receta original le he hecho muy pocos cambios. En ella se incluye fruta fresca (manzana y pera) en la masa de los muffins, pero yo no lo he hecho porque me parecía que podía quedar demasiado acuosa la masa, y realmente prescindiendo de la fruta me han salido unos muffins perfectos: esponjosos y melosos de textura. Las semillas de amapola dan un punto de color y contraste al conjunto, pero si no las encontráis son prescindibles, no aportan un sabor especial ni nada así. A los que, como a mí, no os guste demasiado la repostería de limón, os recomiendo que utilicéis la ralladura de un limón no muy grande, o la mitad de un limón grande. Es el punto perfecto, para mi gusto.

Muffins de limón y semillas de amapola

  ,   

June 4, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 20 mins
  • 20 mins

    20 mins

    40 mins

  • Produce: 12 muffins

Ingredientes

Para los muffins

320 gr. de harina

20 gr. de semillas de amapolas

1/2 tsp. (cucharadita) de sal

15 gr. de levadura química

150 gr. de azúcar fina

125 gr. de mantequilla, derretida

2 huevos (L)

45 ml. de zumo de limón

La ralladura de un limón (no muy grande)

1 yogur griego (150 gr.)

Para el glaseado

125 gr. de azúcar glas

20 ml. de zumo de limón

15 ml. de agua caliente

Indicaciones

Precalentamos el horno a 190ºC

Mezclamos en un cuenco grande la harina, la levadura, las semillas de amapola y la sal.

En un cuenco aparte mezclamos bien el azúcar, la mantequilla derretida, los huevos, la ralladura de limón, el zumo de limón y el yogur griego. Recomiendo empezar mezclando bien la mantequilla con el azúcar, y luego añadir el resto de ingredientes uno a uno, ligándolos bien cada vez.

Engrasamos generosamente los moldes donde vayamos a hacer los muffins.

Ligamos la mezcla "seca" (de harina) con la "líquida", quedará una masa bastante compacta y espesa, poco fluida.

Con una cuchara, distribuimos la mezcla en los compartimentos para muffins. No hace falta que queden muy regulares. Procura NO llenarlos hasta el tope, que quede un centímetro o dos hasta el borde.

Horneamos durante 20 minutos a 190ºC, o hasta que los muffins se "resquebrajen" por arriba.

Mientras los muffins se enfrían, preparamos el glaseado. Mezclamos el azúcar glas, el zumo de limón y los 15 ml. de agua caliente y batimos fuerte durante unos minutos. El glaseado queda espeso pero fluido.

Cuando los muffins estén fríos (importante), los cogemos por la parte de abajo y mojamos la parte de arriba en el glaseado, dándoles la vuelta y dejándolos a secar sobre un papel.

Esperamos unos 20-30 minutos a que el glaseado se haya endurecido, y listo.

Adaptado de la receta que vi en el libro 'New York. Cult Recipes' de Marc Grossman (ed. Murdoch Books)

00:00

Leave a Reply