Receta: Limonada de jengibre y fresa

No os imagináis cómo tengo ahora mismo el jardín de mi casa. Es un jardín pequeño, pero el desastre es tal que la gata de la vecina lo utiliza como recreo, para intentar cazar pájaros y bichos. Ni siquiera la presencia de Dido, mi perra, logra que la dichosa gata se mantenga a distancia. No ayuda que mi perra es más cobarde que Scooby Doo sin su caja de galletas. Un día no quería pasar por delante de un coche porque debajo había un gatito pequeño.

"Um... No, no voy a perseguir a la gata."
“Um… No, no voy a perseguir a la gata.”

El caso es que cuando nos mudamos a esta casa, una de las cosas que nos planteamos fue utilizar el jardín en verano para comer y tomar bebidas al sol. Luego eso ha quedado un poco en agua de borrajas, porque para que te apetezca tomar una bebida en el jardín, dicho jardín tiene que estar habitable, y para que esté habitable, incluso uno pequeño, tienes que deslomarte a quitarle malas hierbas, mantener el césped y que los árboles no se te desmadren. Tenemos un mirabelero (una variedad de ciruelo) que se cree el dueño del jardín y hay que estar rapándole las ramas cada dos por tres.

Aún así, para animarme a darle al jardín la vuelta que necesita, busco algunas recetas de bebidas y comidas frías, que me apetecería tomar a las cinco de la tarde, sentada a la sombra, con Laura persiguiendo a Dido por el jardín, y yo oyendo a los niños de los vecinos de atrás saltando en su cama elástica y teniendo accidentes por otra parte previsibles (¿cuál creéis que es el resultado de dos niños en una cama elástica cubierta por los lados saltando con balones en la mano? Yo os lo diré: tragedia)

Limonada de jengibre y fresa8

Lo malo, claro está, es que al final, cuando tengo la bebida y todo está listo, no me apetece podar el mirabelero, me apetece tomarme la limonada y saborear la vida lenta y tranquila… Así que acabo tomando esta limonada de jengibre y fresa al lado del ventilador, con Peppa Pig en la tele y con Laura embobada viendo a Peppa “jumping up and down in muddy puddles”.  Y mientras, yo miro por la ventana, veo el jardín, suspiro y pienso que mañana, con o sin vaso de limonada, adecentaré ese bardal.

Limonada de jengibre y fresa1

Esta limonada es deliciosa, pero la receta original me parecía excesiva en sabor. El jengibre sale muy concentrado y pega un puñetazo al paladar, cosa que no me gusta nada. Por esa razón, yo la he modificado minimizando la cantidad de limonada base por vaso y agregándole agua con gas fría, un poco de menta y bien de azúcar al machacado de fresas que lleva. Otra opción es no dejar que el líquido de base se concentre tanto, cocerlo menos tiempo, no triturar el jengibre o utilizar menos cantidad de jengibre. De todas maneras, el vaso final de limonada de jengibre y fresa que os queda con esta receta es bastante agradable, se perciben tanto las notas de jengibre como de fresa, pero ninguna llega a saturar, ideal para lograr ese punto refrescante.

Limonada de jengibre y fresa3

¿Os gustan las limonadas? ¿Habéis probado alguna limonada inusual? Contádmelo en los comentarios, en Twitter o en Facebook

Limonada jengibre-fresa

  ,

July 6, 2017

  • Preparación: 15 mins
  • Cocinado: 30 mins
  • 15 mins

    30 mins

    45 mins

  • Produce: ~14 vaso de limonada

Ingredientes

Para la base

1 litro y medio de agua (1500 ml.)

220 gr. de jengibre, pelado

El zumo de 3 limones

100 ml. de sirope de arce (miel en su defecto)

Para la bebida final (POR VASO)

4 ó 5 fresas pequeñas

2 tbsp. (cucharadas) de azúcar de caña

Agua con gas, fría

Hojas de menta (opcional)

Hielos

Indicaciones

Para la base

Procesamos el jengibre pulsándolo en un procesador/batidora hasta que tengamos una pasta heterogénea de jengibre (se distinguirán trocitos)

Ponemos la pasta de jengibre en un cazo amplio y hondo junto con el litro y medio de agua a fuego fuerte hasta que hierva. Cuando hierva bajamos a fuego medio-bajo, y dejamos cocer una media hora, hasta que el agua se haya reducido a la mitad.

Sobre un colador, vertemos la mezcla en el bote donde la vayamos a almacenar en la nevera. Descartamos la pasta de jengibre y dejamos que el líquido se enfríe un poco.

Agregamos al líquido el zumo de 3 limones y los 100 ml. de sirope de arce (o miel si no tenemos sirope de arce)

Cuando la mezcla no esté caliente, refrigeramos en la nevera hasta que vayamos a servir la limonada (Aguanta 2 semanas en la nevera)

Para servir la limonada (OJO: Proceso POR VASO)

En un mortero, colocamos las 4 ó 5 fresas y cubrimos con el azúcar de caña. Machacamos con cuidado.

Vertemos esta mezcla en el vaso, agregamos 50-60 ml. de la limonada de base, las hojas de menta si utilizamos y rellenamos con agua con gas, con la precaución de no llenar el vaso hasta arriba para poder poner el hielo.

Agregamos hielo y servimos.

Adaptado de lo que vi en Bon Appétit

00:00

Leave a Reply