Receta: Bizcocho ‘carrot cake’

Ya no se puede mirar hacia otro lado: ha llegado el otoño. Aunque el reflejo natural es quejarnos porque se nos han acabado las vacaciones y las horas de estar tirados en la playa (o en la montaña), hay una razón para alegrarse, y es que con la llegada del otoño podemos desempolvar el horno, que ha estado quieto en verano, y aprovechar deliciosas recetas de bizcochos como ésta.

El carrot cake es un pastel de zanahoria bastante popular y típico de la cultura anglófona. Aunque está riquísimo, lo cierto es que en su variante tradicional es bastante pesado, ya que incluye un glaseado dulce a base de queso crema. Además, es bastante difícil de confeccionar. Pero esta opción que os traigo es algo más ligera y además mucho más sencilla de hacer.

Ya habéis visto antes otras recetas del libro del que saco esta receta (citado más abajo): el bizcocho de avellanas o el bizcocho bicolor de chocolate y sirope de arce. En esta receta me he permitido la libertad de añadir nueces pecanas, ya que las he probado en otros pasteles de este tipo y combinan maravillosamente bien con el bizcocho. Mi sugerencia es que no os cortéis en absoluto con estas nueces, yo la próxima vez que haga este bizcocho las voy a poner también en mitad del bizcocho y no sólo por arriba. Le dan un punto genial.

Posibles sustituciones

Galletas tipo speculoos -> Alguna galleta de miel o galletas de canela.

Nueces pecanas -> Avellanas.

Bizcocho ‘carrot cake’

  

September 22, 2015

  • Preparación: 40 mins
  • Cocinado: 45 mins
  • 40 mins

    45 mins

    1 hr 25 mins

  • Produce: 1 bizcocho de 16 cm.

Ingredientes

300 gr. de zanahorias (peso sin pelar ni limpiar)

6 galletas tipo Speculoos (galletas de miel)

3 huevos, claras y yemas SEPARADAS

160 gr. de azúcar moreno

80 gr. de harina

10 gr. de levadura química

1 pizca de sal (para montar las claras)

Mantequilla (para engrasar el molde)

10 nueces pecanas

Indicaciones

Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

Pelamos las zanahorias y las rallamos.

Colocamos las seis galletas speculoos dentro de una bolsa y con un rodillo de cocina y las machacamos bien.

En un cuenco grande, mezclamos las yemas de los huevos y el azúcar moreno.

Una vez tengamos una pasta más o menos homogénea, añadimos la harina y la levadura química y mezclamos bien. Quedar una masa un poco difícil de trabajar.

A continuación, añadiremos las zanahorias ralladas y las galletas machacadas. Volvemos a mezclar bien. El agua de las zanahorias ayudará a aligerar la masa.

Quedará una pasta oscura y espesa, pero que se puede verter.

Engrasamos el molde (yo usé uno de 16 cm.). Si le ponemos papel de horno liso en el fondo, luego será más fácil desmoldarlo.

Montamos las claras de los huevos a punto de nieve (puntas firmes), poniéndoles una pizca de sal antes de batirlas.

Vertemos las claras ya montadas y firmes sobre la mezcla de zanahorias.

Con una espátula de madera o plástico, vamos integrando las claras en la mezcla de zanahorias con movimientos envolventes, hasta que quede una masa marrón homogénea con algunas burbujas.

Picamos groseramente las nueces pecanas.

Vertemos la masa en el molde, y espolvoreamos las pecanas picadas por encima.

Horneamos a 180º durante 40-45 minutos, o hasta que pinchando un palillo en el centro del bizcocho, éste salga limpio.

Adaptado de lo que vi en el libro 'Cake. Les meilleures recettes' (Ed. Larousse, 2013)

00:00

Leave a Reply