Receta: Albóndigas de pollo con salsa de tomate y puerro

Cuando por fin me libré de los exámenes, tenía ganas de poner en práctica una receta que se me ocurrió hace un tiempo, un día que tuve que improvisar una cena. Es una receta sencilla en la que también aprovecho el puerro, como ya hice el martes pasado, y lo utilizo de base en la salsa que acompaña a estas albóndigas, sustituyendo a la cebolla, que suele ser la opción clásica.

Las albóndigas de pollo están inspiradas en unas que compraba mi madre en la pollería local cuando yo era pequeña. Por supuesto no me han quedado igual porque ya os he comentado muchas veces que el pollo de aquí sólo sabe a “corcho-pan”. Si queréis notar mejor el sabor de los piñones, os recomiendo que los tostéis un poco, para que dejen un sabor más pronunciado en la carne, con cuidado de que no se os tuesten demasiado, porque podrían amargar. El truco con las albóndigas de pollo es intentar no cocinarlas demasiado, porque si las cocinamos demasiado quedan secas. Tradicionalmente las albóndigas se suelen “empanar” en harina, pero rebozarlas en pan rallado hace que el color exterior cuando las doramos sea más atractivo.

Albóndigas de pollo con salsa de puerro y tomate

    

May 14, 2015

  • Preparación: 20 mins
  • Cocinado: 30 mins
  • 20 mins

    30 mins

    50 mins

  • Produce: 2 raciones

Ingredientes

Para las albóndigas

Carne de pollo picada (3 pechugas medianas)

50 gr. de pan rallado

1 tablespoon (cucharada) de harina

1 tablespoon (cucharada) de perejil seco

2 tablespoons (cucharadas) de piñones

1 ajo machacado

1 huevo (tamaño L)

Para la salsa

Aceite de oliva

Sal

300 ml. de tomate triturado

1 puerro (sólo la parte blanca), troceado

1 tomate mediano, picado en trozos pequeños

60 ml. de vino de Jerez blanco

1 tablespoon (cucharada) de orégano

Indicaciones

En un cuenco grande, mezclamos bien todos los ingredientes de las albóndigas, hasta obtener una masa homogénea.

Damos forma a las albóndigas. Yo las he hecho de 40 gr. cada una, aproximadamente. Las pasamos por pan rallado. Saldrán unas siete albóndigas.

En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva, y cocinamos las albóndigas. SÓLO hay que sellarlas, no tenemos que cocinarlas por completo. Una vez cocinadas todas las albóndigas, reservamos.

En una olla amplia, calentamos un poco de aceite de oliva a fuego medio-bajo y cocinamos el puerro.

Cuando el puerro se haya ablandado un poco, añadimos los cubos de tomate, el tomate triturado y sal al gusto. Cocinamos a fuego medio bajo durante 5 minutos

Añadimos el vino de Jerez blanco, y subimos a fuego medio-alto, dejamos la olla abierta para que se evapore el alcohol. Cocinamos otros 5 minutos

Pasado ese tiempo, incorporamos las albóndigas y el orégano, removemos para que las albóndigas queden cubiertas. Tapamos la olla, y bajamos el fuego a intensidad baja. Dejamos cocinar unos 10 minutos, o hasta que las albóndigas estén bien cocinadas. No lo dejes mucho más, porque sino quedarán muy secas.

00:00

3 comments

  1. laura

    La verdad es que nunca he cocinado albóndigas de pollo siempre las hago de ternera, pero estas tienen una pinta espectacular. Un besote

    Reply

    1. Ana

      ¡Muchas gracias, Laura! :)

      Reply

  2. Las 5 estrellas de Mayo | A buen hambre

    […] poca distancia de la quiche, se encuentra este plato que inventé cogiendo ideas de aquí y de allá. Es un plato que gusta a todo el mundo porque la salsa es muy sabrosa, perfecta para mojar pan en […]

    Reply

Leave a Reply