Gastronomía: haciendo un ‘Sunday Roast’

Todo empezó con nuestra compra de supermercado semanal.

Nos estábamos paseando por las neveras donde tienen la carne, y vimos allí unas hermosas piernas de cordero. Hacía poco que yo había adquirido esta preciosa fuente esmaltada para horno que es más inglesa que Isabel II tomando té mientras juega al cricket. Os voy a decir la verdad: todo empezó cuando yo quería comprarme la fuente, y luego ya vería qué haríamos con ella. El caso es que cuando nos cruzamos con la pierna de cordero pronto vi una forma rápida de justificarle a mi voz de la conciencia la compra que había hecho.

Sunday Roast16

Rápidamente me vino a la memoria que tenemos unos amigos ingleses. Bueno, ella es griega, y él es el inglés. El caso es que a él le gusta mucho cocinar, y pensamos en avisarle de nuestra adquisición para que vinieran a comer a casa y nos cocinaran un Sunday Roast, o un asado de domingo, que es un plato por antonomasia de la gastronomía británica, probablemente de los pocos que no da ganas de decir: “Pero si es que esta gente no sabe comer”. Eso y los scones ingleses, que aún os debo esa receta (dadme tiempo).

Sunday Roast4

Seguramente estéis pensando: “¿Qué clase de persona se dedica a hacer asados a mediados de julio?” Pues la persona que vive en Luxemburgo y que tiene días de máximas de 22ºC. Que yo sé que por ahí por el sur os estáis asando ya vosotros solos y no necesitáis asar ninguna pierna de cordero, pero aquí también nos tenemos que adaptar un poco a las circunstancias. Bastante es que tenéis unas cuantas recetas este mes con #PocosFogones.

Finalmente hubo algún tipo de malentendido y acabamos cocinando el roast nosotros, pero quedó muy bien, fuimos consultando a nuestro amigo conforme íbamos haciendo cosas. Eso sí, no logramos sonsacarle si esto era the real deal. Parece ser que el roast más auténtico es con chirivías. Que me aspen si entiendo a esta gente, ¿eh? Os digo que con las zanahorias que pusimos, y que compramos de productores locales directamente, era difícil superar el sabor.

Sunday Roast3

Cuando veáis la receta, quizá os sorprenda la salsa de menta, porque no es más que vinagre, menta y azúcar, y no es el concepto que nosotros tenemos de salsa, pero la verdad es que le queda genial al cordero. La razón es que el vinagre y la menta realzan mucho las notas de la carne y la refrescan, y además con las patatas con ajo y las zanahorias dulces, el contraste es perfecto. Parece que te estás paseando por la campiña inglesa mientras Mr. Darcy corre a caballo bajo la lluvia torrencial los pajaritos cantan.

Sunday Roast2

Eso último me recuerda que este año es el aniversario de la muerte de Jane Austen. Algunos intentarán convenceros de que lo que escribía es poco más que chick-lit glorificada. No les hagáis ni caso. Jane Austen es una de las narradoras más hábiles y astutas que han habido en lengua inglesa, y yo lo sé porque estoy estudiando estas cosas en la Universidad de Londres (para los que no lo sepáis). ¿Por qué os digo esto? Pues porque lo siguiente más inglés después de Jane Austen es este Sunday Roast. Si queréis hacer una experiencia de inmersión completa en cultura inglesa, podéis hacer este asado y mientras esperáis a que se cocine, os leéis Emma de Jane Austen. No os leáis Pride & Prejudice, por favor, que es lo que lee todo el mundo de esta mujer, y tiene más cosas. Y dejaos ya de double-deckers y la Tower of London y Keep Calm and Carry On, por favor.

Sunday Roast5

Sunday Roast9

Sunday Roast10

Sunday Roast14

Un último aviso: este asado te deja SEDADO. Lo acabas y automáticamente todo tu cuerpo pesa una tonelada y media, y lo único que te puede curar es un sofá o una cama, y una siesta de hora y media como la que me eché yo. Avisados quedáis.

Sunday Roast

    

July 23, 2017

  • Preparación: 30 mins
  • Cocinado: 1 hr 25 mins
  • 30 mins

    1 hr 25 mins

    1 hr 55 mins

  • Produce: Cuatro raciones generosas

Ingredientes

1 pierna de cordero de 1,7 kg.

6 ó 7 dientes de ajo grandes

Aceite de oliva virgen

Romero

Sal

Para el acompañamiento

Patatas nuevas pequeñas

Zanahorias finas

Grasa de pato

Vinagre de vino blanco

3 ó 4 dientes de ajo machacados

Romero

Para la salsa de menta

1 puñado grande de menta

3 tbsp. (cucharadas) de vinagre blanco

1 tsp. (cucharadita) de azúcar

Indicaciones

Sacamos la pierna de cordero de la nevera para que se tempere.

Precalentamos el horno a 200ºC

Lavamos bien las patatas y las zanahorias.

Hervimos las patatas (enteras si son pequeñas) en abundante agua con un chorrito de vinagre de vino blanco durante 10 minutos. Esto evitará que se desmonten y se deshagan al asarlas.

En un cuenco grande, colocamos las patatas, las zanahorias, los ajos machacados, unas cuantas hojas de romero picadas y sal al gusto. Por encima de todo echamos una porción generosa de grasa de pato (en su defecto podemos usar mantequilla sin sal). Mezclamos todo bien, hasta que los vegetales queden impregnados.

Disponemos los vegetales en el fondo de una cazuela para horno.

En un cuenco pequeño, mezclamos tres cucharadas aceite de oliva, los 6 ó 7 dientes de ajo machacados y unas cuantas hojas de romero picadas.

Salamos la pierna de cordero y a continuación, con una brocha de cocina, untamos la mezcla de aceite, ajo y romero por encima de la pierna de cordero.

Colocamos la pierna de cordero sobre los vegetales, y metemos en el horno durante 1hora y 15 minutos

Mientras tanto, en un cuenco, mezclamos una buena cantidad de hojas de menta picadas, 3 cucharadas de vinagre blanco y una cucharadita de azúcar. Mezclamos bien y reservamos.

Pasado el tiempo de horno, abrimos y comprobamos con un termómetro de cocina que el interior de la pierna de cordero está a 54ºC (la parte más central de la pierna, no midáis la superficie).

Dejamos reposar fuera del horno durante 10 minutos y servimos.

La salsa de menta es la de Jaime Oliver

00:00

Leave a Reply