Receta: Couscous con berenjena y salsa de orejones

Couscous con berenjenas, listo para comer

Mientras preparaba esta receta el maravilloso aroma del garam masala y el dulzor de unos dátiles que ElMarido™ trajo de su viaje a Jeddah me perseguían allá donde fuera. Cocinar recetas orientales tiene ese encanto: aromas y sabores distintos a los nuestros pero igual de apetecibles.

Esta receta es otra de aquellas que iban en el libro que me dejaron para preparar kefta, y la verdad es que son dos recetas que se pueden combinar muy bien para un menú muy consistente y con capacidad para saciar hasta el apetito más voraz.

Una cosa que me ha gustado particularmente de esta receta es el couscous resultante. Nunca he confiado mucho en estos procesos de dejar que el couscous se cociera solo con un poco de caldo y una mezcla de cosas, así que siempre cocía el couscous antes y luego lo aderezaba, lo cual es un error, ya que de esa forma no se imbuye igual del los aromas y sabores de la mezcla que lo acompaña. Con esta receta me atreví a probar ese sistema y reconozco que es algo que tiene sentido y el resultado es mucho mejor. De hecho, el couscous en sí mismo es muy sencillo de hacer y probablemente se convierta en un acompañamiento habitual en casa para otros platos orientales. Moraleja: probad cosas nuevas, aunque no os parezcan muy lógicas.

Esta receta es aún más fácil si ya disponéis en casa de caldo de verduras casero y es además una receta muy sana, llena de fibra (yo usé couscous integral).

Por otro lado, he necesitado romperme un poco la cabeza mientras la preparaba porque Walden no consideraba necesario decir a qué intensidad debíamos cocinar las cosas. He seguido un poco mi instinto en eso, pero aquí lo he detallado para que vosotros mismos tengáis un referente. También he hecho algunos cambios en proporciones, porque el plato inicialmente está pensado para cuatro personas, y porque Monsieur Walden parece bastante aficionado a la canela, que aplicada en exceso da un sabor demasiado picante para mi gusto. Por otro lado, he variado los ingredientes, ya que se pedía “groseilles a maquereau” que en español se traduce como “grosella espinosa”. El caso es que es una cosa que no he visto en mi vida (hasta ahora) y que parece difícil de encontrar, aunque es un fruto nativo de Europa. Yo lo he sustituido por arándanos secos, ya que la grosella común (sin secar) es un fruto amargo y me “asusta” un poco usarlo tan tranquilamente en un plato, aunque éste lleve otros frutos dulces y azúcar. Con todos estos cambios, el plato ha salido bastante bien, agradable y sabroso.

Couscous con berenjenas, vista superior
Couscous con berenjenas, vista superior

Couscous con berenjena y salsa de orejones

    

December 12, 2014

  • Preparación: 1 hr
  • Cocinado: 30 mins
  • 1 hr

    30 mins

    1 hr 30 mins

  • Produce: 2 raciones

Ingredientes

Para el couscous

4 tbsp. de aceite de oliva

2 tsp. de garam masala

1/4 tsp. de canela

1 tsp. de cilantro en polvo

1 tsp. de comino molido

1 tbsp. de piñones de pino

1 tsp. de azúcar moreno

20 gr. de uvas pasas, enteras

50 gr. de dátiles, sin hueso y picados

25 gr. de arándano seco, picados

500 ml. de caldo de verduras

1 tbsp. de zumo de limón

150 gr. de couscous, sin cocinar

Para las berenjenas

1 berenjena, cortada longitudinalmente (a lo largo)

1 poco de aceite de oliva

Sal

Para la salsa

2 tbsp. de aceite de oliva

1 cebolla pequeña, picada finamente

1 diente de ajo, machacado

300 ml. de caldo de verdura

50 gr. de orejones (albaricoques secos), picados

Indicaciones

Preparar las berenjenas y el couscous

Tras cortar las berenjenas a lo largo, las salamos y las colocamos en un colador durante una hora. Esto quita el regusto amargo al cocinarlas.

Mientras la berenjena suelta el agua, en una sartén algo honda y amplia, calentamos las 4 tbsp. de aceite a fuego medio (intensidad 6 en vitrocerámica), sin que llegue a humear.

Agregamos al aceite el garam masala, la canela, el cilantro en polvo y el comino molido. Removemos durante un minuto.

Añadimos al fuego los piñones y el azúcar moreno. Removemos durante otro minuto.

A continuación vertemos en la sartén las pasas, los dátiles, los arándanos secos, el zumo de limón y el caldo de verduras. Llevamos a ebullición.

Cuando el caldo este bullendo, incorporamos el couscous, cubrimos la sartén y retiramos del fuego. Dejamos reposar, removiendo cada tres minutos hasta que el couscous se infle.

La salsa

En un cazo a fuego medio-bajo (intensidad 4-5 en vitrocerámica) calentamos las 2 tbsp. de aceite, añadimos la cebolla y la doramos ligeramente, unos dos o tres minutos. Agregamos el ajo y el garam masala y removemos durante un minuto.

Agregamos el caldo de verduras y los orejones, tapamos, y dejamos cocer a fuego bajo (intensidad 3 en vitrocerámica) unos 20 minutos.

Pasados los veinte minutos, subimos a intensidad 6-7 y dejamos otros 5 minutos.

Cocinar las berenjenas

Una vez las berenjenas han reposado durante una hora, las enjuagamos con agua fría y las secamos bien con papel de cocina.

Con una brocha de cocina, rociamos las dos caras de las berenjenas con aceite de oliva.

Cocinamos en una plancha a unos 200ºC o bien en una sartén amplia a fuego alto.

Servir

Servimos el couscous en platos hondos, colocamos unas cortadas de berenjena en el centro, y por último la salsa de orejones por encima.

Fuente: 'La cuisine marocaine' de Hilaire Walden

00:00

Leave a Reply